Academia

Academia (43)

13 Ago 2019

Durante el periodo estival, suelo meditar sobre la música y lo que nos reporta a los que estamos en ella. La música tiene la capacidad de la comunicación sin palabras; sólo con sonidos. Es por eso que se convierte en algo mágico, que traspasa fronteras, culturas y atraviesa corazones.

En mi reflexión de hoy, como músico que soy, no puedo evitar pensar con criterio profesional y analizar todo lo que escucho en mi vida, mi cabeza… Los músicos, inevitablemente, “pensamos en música” y el otro día volviendo a ver la película “Coco” de Disney, me di cuenta que hay instrumentos que nos ayudan a expresarnos mejor. Decidí que la Guitarra, por sus cualidades, era el instrumento polifónico más intimista y con más capacidad de seducir entre la infinidad de instrumentos y timbre que existen.

 La guitarra es un instrumento que tocamos directamente apoyado en nuestro cuerpo. Sentimos su vibración ya que tenemos la caja de resonancia cerca de nosotros y   movemos sus cuerdas —ellas producen el sonido— con nuestros dedos, siendo una prolongación de uno mismo. Sabemos que la voz humana es el único timbre natural que poseemos, pero la guitarra se convierte en el único instrumento polifónico con más prolongación natural de nosotros mismos.

 Cuando escuchaba el oscarizado tema de “Recúerdame” de Robert López y Kristen Anderson-López me daba cuenta del poder de su timbre. Cómo una canción, cambiaba tanto de una versión con orquesta y mariachis a una interpretada con una simple voz y la guitarra. A pesar de mi defecto profesional de analizar y filtrar todo a raciocinio musical, confieso que lloré. La emoción y el buen arreglo de este tema cantado por Miguel y la abuela Coco, me hicieron pensar en la capacidad que tiene el sonido de guitarra para expresar.

En Musicales Andiano nos dedicamos a la educación musical desde hace más de 40 años y, a lo largo de este tiempo, hemos visto que aunque los gustos musicales, la demanda de instrumentos y consumo de la música etc. cambien con los tiempos, la guitarra, siempre está ahí. El poder de su expresión hace que siga presente desde hace más de cinco siglos.

He de reconocer que, yo empecé a tocar antes la guitarra que el piano, pero mis conocimientos se quedaron un poco limitados. —¡Un día de estos la retomo!

En ocasiones, siento un poco de envidia de los buenos guitarristas que con su instrumento dicen tanto. En la academia tenemos a uno: nuestro profesor de guitarra, Javier Martínez, que en ocasiones nos hace sentir “la guitarra y el poder de su expresión”.

Esta breve reflexión, espero que sirva para los que tienen duda con que instrumento quieren expresarse. Quiero recordar el artículo La guitarra y el teclado ¿Con cuál empiezo? que publicamos hace unos meses,  en el que se hablaba más específicamente de la guitarra.

Begoña Andiano

23 Jul 2019

Estamos en verano y como si se tratase de trazar un cuaderno de ruta de vacaciones, en este escrito voy a hacer uno, para comentar la ruta de nuestro pasado evento. Justo fue el 23 de junio y aprovechando que llegaba el verano, decidimos hacernos un viaje sin salir de Zaragoza y dar con este concierto la vuelta al mundo sin movernos del asiento. El poder que tiene el folclore musical para transmitir la esencia de lugares y gentes, hizo que tuviéramos la sensación de haber hecho unas grandes vacaciones todos juntos; alumnos y profesores. También a este viaje se nos unió el público que, sin traer maletas ni equipaje, fue de punta a punta por todo el planeta. Tengo que decir que para ir de un sitio a otro, sólo empleamos pianos, teclados, guitarras, nuestras voces y por supuesto el conocimiento y arte musical que todos los alumnos van metiendo en su maleta curso tras curso para que cada vez sea mejor su equipaje musical.
El viaje comenzó yéndonos todos a México. Escuchamos "La Bikina". No faltó de nada; tuvimos arreglo de mariachis y sombreros mexicanos.
Después escuchamos la famosa melodía de los hermanos Sherman "It's a Small World". Con nuestros niños, nos sentimos niños dentro del carrusel que Disney dedicó a los niños de todo el mundo.

Seguidamente nos fuimos a la cuna del Rock and Roll de la mano de unos alumnos— guitarristas y teclistas— muy noveles.
A continuación cogimos un vuelo para Argentina y escuchamos un "Tango de Salón" que sólo nos faltó bailar.

Luego regresamos a España para revivir una tradicional fiesta de cualquier pueblo de nuestra geografía. Con la canción eurovisiva de "la Venda" nuestros chavales nos hicieron pasar un rato muy del verano.
Para descansar de tanto ajetreo, nos fuimos a París y disfrutamos de un romántico paseo con el nostálgico tema de Aznavour: "She". Tengo que decir que aquí me emocioné tocando con uno de nuestros alumnos adultos, que si bien no ha sido profesional de la música ha logrado estar en un escenario compartiendo melodías tan intensas como la de esta canción.

Llegó el momento "Tour por Europa" y nuestros jóvenes cogieron la mochila y el interrail  y nos arrastraron con ellos por media Europa: desde Escocia a Francia pasando por Italia, Alemania y acabando en Rusia.
Ya tocaba descansar y dimos un paseo en calesa por "Sevilla".

Cuando ya parecía que el viaje se acababa nos unimos todos —Coro de la academia— y cantando y bailando volvimos a viajar por Italia con una tarantella. Cogimos un vuelo a compás de la kalimba y nos fuimos a África. Después llegamos a la floración del cerezo "Sakura" en Japón. Unos baños en las playas del caribe a ritmo de son cubano nos refrescaron para llegar descansados a la Argentina profunda con un "Carnavalito quebradeño".
Por supuesto el viaje era finito y regresamos a nuestra tierra.
El aire de la "Jota de la Dolores" disipó la pena del final de nuestro viaje.

Tengo que decir que la propina del concierto, el mítico "Kalinka", logró transmitir con la fuerza de su ritmo la esencia de esta academia. Llevamos 41 años educando en la Música e intentando que todo el que se acerca a nosotros la viva con mayúsculas.
Espero que con tardes como la de este concierto lo vayamos logrando.
¡Enhorabuena y gracias! a todos los que lo hacen posible.
Begoña Andiano

24 Jun 2019

Durante los meses de Julio y Agosto puedes aprovechar para aprender a tocar. ¿Te gusta la guitarra, el piano, el teclado?.  ¿Quieres saber lenguaje musical? . Si siempre has tenido el gusanillo de tocar tus canciones o piezas favoritas, no te lo pienses más. Este es el momento.

11 Abr 2019

Hace unos meses, publicamos un artículo titulado ¿Qué es la pedalera o pedalier? En aquél, explicaba que eran los pedales de un órgano y para qué servían. Lo que no dije es la función musical que desempeñaban y por qué era útil tocarlos.

En este nuevo artículo voy a hablar de los efectos musicales que podemos tener con un teclado que se toca con los pies: La Pedalera.

Ya sabemos, que en la mayoría de los órganos de mueble, sobre todo si son litúrgicos,  se dispone de un teclado —pedalier— para ser tocado con los pies. La mayoría constan de 30 o 32 pedales que son bifónicos, para poder tocar un sonido con cada pie. Si el órgano no es litúrgico y es de mueble con caja de ritmos y sonidos de todo tipo, —tipo órgano Hammond— pueden tener una octava de pedales e incluso dos. Estos pedales suelen ser monofónicos. Tanto en unos como en otros, no tenemos dinámica —sensibilidad—. La función musical básica se centra en los bajos  —notas graves que dan el soporte musical a cualquier obra musical—. Disponer de las manos y los pies, hace que podamos tocar más voces independientes.

Después de esta pequeña introducción, voy a hablar de uno de los elementos aplicable a un teclado:

 La Pedalera Portátil.

El mundo de los instrumentos electrónicos: pianos, teclados y órganos, evoluciona constantemente. Las fábricas están siempre innovando,  en lo que se refiere a: la calidad del sonido,  la incorporación de  nuevos recursos y mejora del toque de los teclados, —peso, dinámica, after touch, etc.— elementos que hacen que la ejecución del interprete, gane en expresión y los sonidos electrónicos sean cada vez más reales, sobre todo en directo.

 Precisamente las pedaleras del siglo XXI han mejorado y hoy las tenemos: sensitivas, multitímbricas y polifónicas. Eso nos permite tener un teclado para los pies con muchas más posibilidades. Las pedaleras podemos conectarlas a un teclado o a un piano por vía MIDI o USB. Normalmente suelen tener 13 pedales —de Do a Do— o 17 pedales —de Do a Mi—. También existen de 2 octavas. Aunque pueda parecer que  una octava de pedales es limitado, sabiéndolos usar, es un recurso insustituible.

El uso musical de la pedalera.

1- Bajos: es el uso musical básico. Toda música tiene un bajo, —nota que manda en la armonía y que da el soporte fundamental a la densidad sonora—, tanto si tocamos música clásica o un rock and roll.

Normalmente cualquier acorde tiene su nota fundamental —el bajo—. Hay que decir que en música popular —rock, pop, swing, etc.— se puede acompañar con el bajo fundamental y su quinta; es el principio básico de cualquier fórmula rítmica en lo que al bajo se refiere y, aunque la ejecución con el pie no es tan versátil ni tan rápida como con las manos, esto nos da la oportunidad de tener más recursos y poder tener más independencia  para tocar diferentes sonidos; melodías con la mano derecha, armonías y contrapuntos, con otros sonidos, con la mano izquierda y con el pie, los bajos e incluso otros timbres, simultáneamente. Evidentemente, si contamos con un teclado workstation los acompañamientos automáticos poseen una línea de dibujos musicales para los bajos que en ocasiones no se pueden ejecutar con los pies. Lo que ocurre que los automáticos nos pueden limitar musicalmente, a pesar de tener muchas posibilidades músico- armónicas. Los arreglos automáticos  reconocen cualquier inversión del acorde y el propio teclado ejecuta el bajo fundamental que corresponde e incluso podemos programarlos para que identifique la nota más grave independientemente de la inversión. Tocar físicamente los bajos nos va a dar más expresión e independencia musical. La ejecución es menos rápida que con las manos por eso en ocasiones los bajos los ejecutaremos en el teclado. Para los bajos, se ponen sonidos —voice— de la sección bass o se puede emplear también, cualquier sonido grave. Al poder utilizar las pedaleras de manera  multitímbrica, podemos sumar sonidos afinados de percusión como los timbales de orquesta.

2- Efectos musicales: en ocasiones podemos emplearla para tocar pad de percusión —platillos, caja, castañuela etc.— o efectos sonoros —lluvia, truenos, viento o cualquier otro efecto de sintetizador—.

3- Control de modificaciones de funciones: en teclados de gama alta podemos utilizar la pedalera para modificar acordes y arreglos automáticos —fingered, finger bass etc.— a tiempo real, mientras tocamos.

Espero que después de leer estos pequeños apuntes sobre la pedalera portátil, los teclistas que no se han animado a tocar con los pedales, prueben y aprovechen lo que nos brindan estos curiosos teclados para nuestros pies.

Begoña Andiano

27 Ene 2019

Hacía mucho tiempo que en Musicales Andiano no se daba la circunstancia de tener tres eventos en un mes. El título, sugerente y divertido, aludiendo al juego de la Oca, hace referencia a la coincidencia numérica de los conciertos: 30 de noviembre y 30 de diciembre saltando entre medio al 15 de diciembre para hacer una audición de otoño. Realmente para la academia, es muy importante tener vida musical en forma de actuaciones. Cuando una persona estudia música necesita tener un estímulo y una ilusión constante para sobrellevar todo lo que conlleva aprender a tocar un instrumento y formarse musicalmente.  Los músicos necesitamos expresarnos; por eso, la mejor manera de hacerlo es en un escenario y con un público que te dé la energía para seguir en esta continua tarea.

Hemos acabado el año contentos de haber desarrollado tanta actividad musical y, como dice el título del artículo, vamos como en un juego constante de actividades musicales, saltando de concierto en concierto y sin parar de estudiar, idear, inventar, y desarrollar proyectos, porque... efectivamente, es lo que toca a una academia que forma a posibles y futuros músicos.

Repasamos los últimos acontecimientos desarrollados:

1- El 30 de noviembre, tuvimos el privilegio de participar con nuestro coro en el merecido homenaje a una persona que lleva al frente de la Polifónica Fleta más de 50 años. Me refiero a D. Emilio Reina González —uno de los músicos más destacados en el panorama musical aragonés; claro ejemplo de trabajo, constancia y buen hacer musical—.

Fue un concierto muy emotivo, donde participaron más coros aragoneses. También hablaron del homenajeado y al final todos unimos las voces para cantar juntos el "Bolero de San Mateo" dirigido por el propio autor, Emilio Reina.

Una grata experiencia para el coro de la academia.

  

2- El 15 de diciembre, fue la habitual "Audición de Otoño".

En ésta, los alumnos tocaron música clásica al piano y a la guitarra. Disfrutamos un montón, viendo cómo progresan todos y sintiendo la frescura de enfrentarse a un escenario sobre todo en los más pequeños. Hubo momentos entrañables como el de ver a una mamá —antigua alumna— acompañando a su hija —recién venida a la academia—.

 

  

3- El 30 de diciembre, concluimos el año con nuestro tradicional concierto de villancicos. Para Navidad, es la fecha más esperada en la academia, ya que podemos reunirnos también con nuestros antiguos alumnos tanto los profesionales como los amateur y cantarle a la Navidad de muchas maneras. Este año, ha sido especial por varias razones. El domingo día 30, hizo cuatro años que nos dejó el alma mater de Musicales Andiano; me refiero a Guillermo Andiano. Tanto él como Carmen Abad, mis padres, hicieron que muchos de los que estábamos en el escenario esa tarde, viviéramos Navidades musicales imborrables. También fue emocionante, cantar villancicos de conciertos pasados y escucharlos con las mismas voces que se estrenaron. Otro momento emotivo fue ver a los hijos de nuestros antiguos alumnos unirse al coro y ponerle el toque de frescor y de ternura a las melodías navideñas.

  

Dicho todo esto y haciendo referencia al símil del Juego de la Oca, seguimos saltando de fecha en fecha en el calendario de 2019, preparando nuevos conciertos y audiciones, llenando de ilusión y de estímulo a nuestra nueva savia de alumnos.

Sabemos que todo el esfuerzo, tanto de los profesores como de los alumnos se verá recompensado cada vez que escuchemos los aplausos de la sala.

Gracias a todas las personas que lo hacen posible.

Begoña Andiano

09 Ene 2019

Comenzamos el 2019 con un nuevo DVD en nuestro haber. Ya tenemos disponible el esperado DVD del Concierto realizado el 15 de abril de 2018. En él, tuvimos la suerte de reunirnos con personas que a lo largo de estos cuarenta años, tuvieron vinculación con nosotros y celebramos el aniversario de la mejor manera que sabemos: haciendo Música. En Musicales Andiano nos sentimos felices de haber podido hacer un concierto de estas características y  tan irrepetible. Desde aquí damos las gracias a todas las personas que lo hicieron posible. Este DVD es uno más, sumado a las lista de todo el archivo, tanto fotográfico como fonográfico y de vídeo, que guardamos con cariño de estos 40 años de existencia

.             

22 Dic 2018

Celebramos esta Navidad con el nuevo CD, del Concierto de Villancicos de la Navidad pasada.

Como en otras ocasiones, recordaremos los momentos vividos cantando villancicos con nuestro Coro de la Academia. En esta ocasión fue en la Iglesia de San Felipe y Santiago el Menor. Disfrutamos de su buena acústica.

Desde aquí damos la enhorabuena a todos los que hicieron posible el concierto.

 

21 Dic 2018

Crónica "Audición de otoño" 2018.

 

El pasado sábado, tuvimos nuestra habitual audición de otoño. En esta ocasión pudimos disfrutar de todos los pequeños alumnos que se han incorporado a la academia.

 

 

Estamos ilusionados con esta nueva savia musical que en un futuro puede ser relevo generacional en el panorama musical de Zaragoza o del mundo. Digo esto porque, a lo largo de los años, por la academia han pasado personas que en la actualidad tienen una proyección musical más allá de nuestras fronteras. Cuarenta años dan para tener una perspectiva histórica y ser consciente de lo felices y orgullosos que nos sentimos de todos aquellos alumnos que han logrado ser buenos músicos.

Estudiar música, es una carrera de fondo que no tiene fin. No sabemos si muchos de nuestros diminutos alumnos, algún día serán músicos profesionales. Lo que sí sabemos es que la música influirá en sus vidas a todos los niveles. Tocar un instrumento hace que nuestro cerebro desarrolle unas capacidades distintas, que solo se consiguen con la música.

 

  

 

El tiempo tiene que pasar para que estos niños estén en el nivel profesional pero el ver como van progresando día a día, es motivo suficiente para que los profesores nos sintamos contentos y con ganas de seguir en el empeño educativo tan importante en cualquier sociedad.

En la audición escuchamos obras clásicas interpretadas al piano y la guitarra. Con los alumnos noveles las obras estuvieron adaptadas a su nivel. Hicimos duetos con las guitarras y con el piano a 4 manos. También pudimos disfrutar de la colaboración de alguna mamá, que en su día fue alumna de la academia, tocando con su hija que ahora es alumna. En la segunda parte tocaron alumnos más veteranos y vimos la evolución musical que da el paso el tiempo.

Desde aquí damos la enhorabuena a todos los alumnos y las gracias a todos los papás que confían la educación musical de sus hijos en Musicales Andiano.

Begoña Andiano 

11 Oct 2018

Llegan las fiestas del Pilar y no puedo evitar recordar aquellos Pilares de los 80'. En Musicales Andiano disfrutábamos de la fiesta, haciendo música. Los que tenemos una edad podemos recordar las exposiciones, exhibiciones y conciertos que  hacíamos en la antigua Feria de Muestras. Por aquel entonces, alquilábamos un espacio —un stand— y subíamos con todos los instrumentos más novedosos que había en el momento, para que el público de Zaragoza y de otros lugares viesen y oyesen de primera mano los instrumentos que  se fabricaban e  inventaban por aquel entonces. Hay que tener en cuenta que no teníamos Internet ni Youtube ni nada que se le pareciese. 
Por supuesto el más novedoso era: el Órgano Electrónico.

                                    
El  invento en cuestión databa de 1935, construido por el americano Laurent Hammond y a lo largo de todo el siglo XX habían surgido muchas empresas haciendo costosas inversiones en el desarrollo de la tecnología aplicada a estos instrumentos de teclado. En los sesenta aparecen los primeros sintetizadores y un largo etcétera de instrumentos de teclado; eléctricos y electrónicos. Sobre éstos, ya contaré en otra ocasión.
En el artículo de ahora, quiero hablar de uno de los instrumentos que a lo largo del siglo fue cogiendo posición en cuanto a la utilidad musical se refiere y, si bien, empezó empleándose en estilos tan diversos como el jazz, gospel, rock pop... a medida que cogió popularidad, bajó de precio, ganó en calidad de sonido y se incorporaron funciones musicales para que los aficionados y melómanos pudiesen tocarlo en poco tiempo aprovechando los recursos del instrumento, se convirtió en el instrumento de moda a finales de los 70' y fue el instrumento top en los 80'. Me refiero al: Órgano Electrónico.
Los órganos electrónicos nos permitían tocar con las  manos y los pies infinidad de timbres y hacer que una sola persona se convirtiera en una orquesta de varios músicos.

                           
Para poder escucharlos, en el stand de Musicales Andiano tocaban unos organistas singulares; me refiero a nuestros pequeños niños prodigios de la academia. No era habitual ver a niños tan pequeños tocar en aparatos tan grandes y sofisticados. Recuerdo que el stand se colapsaba de público. En sus caras se intuía la admiración de muchos, la incredulidad de otros —pensaban que no tocaban los niños porque estaban oyendo una caja de ritmos y sonidos que no eran los del piano o del viejo harmonium de la iglesia—, la fascinación de los que habían tocado en el piano de su casa y veían que con estos instrumentos con teclado también podían tocar otro tipo de música que no fueran estudios de Czerny o sonatinas de Clementi, o la decisión de algunos de acercarse a la tienda y comprar uno de estos instrumentos que estaban de moda, que no valían tanto como en los años setenta, que lucían en una casa —todos tenían mueble—y además se podían tocar a cualquier hora con auriculares.
Después de esta breve introducción histórica, voy hablar de la importancia a nivel musical que tuvo el órgano en aquella época. Era el instrumento perfecto para acercarse a la música, ya que con pocos conocimientos previos se lograba tocar música en poco tiempo. Recuerdo aquellos Pilares con nostalgia. Entonces el tiempo y la vida era más calmada. Los niños tenían tiempo de tocar, jugar, estudiar... La sociedad tenía capacidad de sorpresa. Se sorprendía de las novedades, de lo extraordinario de todo que no fuese cotidiano... 

                     
Con la perspectiva del tiempo puedo decir que, gracias a estos instrumentos muchas personas aprendieron a tocar y a hacer música. De no ser así, igual no lo hubieran logrado y muchos de los niños que estaban tocando en el stand de la Feria de Muestras, hoy son unos buenos profesionales. 
Cuando recordamos aquellos momentos con ellos, nos viene a la memoria lo que disfrutábamos. Cada día era una aventura. Siempre haciendo música nueva; solos o en grupo. Improvisábamos o tocábamos lo que la ocasión requería; desde jotas el día del Pilar, hasta los últimos temas de actualidad —Thriller, We Are The World, el mítico In the MoodEn forma—, Carros de fuego o Moliendo café... Los alumnos recibían las fiestas del Pilar con ilusión, esperando qué autoridad iba a pasar por el stand o en qué periódico o radio iba a salir una reseña que hablase de la música de Órgano electrónico.
Estamos en el siglo XXI y todo es diferente. Se vive a la velocidad que nos da la fibra óptica y de los megas de que disponemos. No tenemos tiempo de conversar en vivo y hablamos por WhatsApp, Chat o por Skype. No tenemos tiempo charlar tranquilamente sin pensar que el tiempo es oro para hacer otro tipo de cosas que en los 80' ni se nos habrían ocurrido. 

                                
¿Cómo no me voy a ponerme nostálgica pensando en aquellos Pilares donde las horas del día eran más largas que hoy y que el poder compartir música, risas y vida, no estaba sujeto a la velocidad que nos marca este siglo?
Lo que me reconforta es que, después de cuarenta años enseñando música, me he dado cuenta de que los humanos nos adaptamos a todo y que todo lo que se ha hecho y vivido marca una senda para seguir caminando —en este caso con la Música, indispensable para la vida—
¡Gracias! a los inventores del Órgano electrónico. Ellos abrieron el camino que un día tomamos muchos de nosotros.
Begoña Andiano

 

26 Sep 2018

Tocar un instrumento sin saber nada de música, nunca es fácil.  A lo largo de la historia, los humanos nos las hemos ingeniado para hacernos la vida más sencilla, cómoda y llevadera y... si hablamos del terreno musical, podemos decir que también hemos tratado en los últimos siglos, de hacer lo propio. Digo siglos, porque, del tema que vamos a hablar en este artículo, ­—el invento en cuestión— data del siglo XIV. Me refiero a: la Tablatura o Cifra.
Representar música en un papel, no es tarea simple. Por eso, la notación musical ha sufrido muchos cambios en el tiempo. Del sistema alfabético de los griegos para representar los sonidos, pasando por la escritura neumática del canto  gregoriano, los tetragramas y nuestro valioso pentagrama para poder escribir la altura de los sonidos, pasaron bastantes siglos. Lo curioso es que en el 1300, se empezaron a idear sistemas de escritura musical para poder ejecutar un instrumento, con pocos conocimientos musicales.
Las tablaturas o cifrados son notaciones que nos ayudan a saber que notas tocar indicando por medio de números, dónde colocar los dedos en el instrumento. Si bien en sus inicios, la tablatura representaba la música para una voz, luego surgieron las tablaturas para los instrumentos polifónicos  como: el laúd, la vihuela, la guitarra, el arpa, el órgano, el clavecín, el clavicordio y el virginal.
Cada tablatura tenía las particularidades del instrumento. Todas tenían en común una cosa: facilitar la lectura y así poder tocar en poco tiempo sin tener muchos conocimientos musicales.
De aquellos tiempos conservamos partituras- tablaturas.

Evidentemente la notación ha evolucionado  con el tiempo y desde finales del XVI, el pentagrama con todos los símbolos y grafías específicas ha sido la partitura por antonomasia.
Aunque en los últimos siglos éstas hayan sido la fuente habitual de transmisión de la música, en el siglo XX se recuperó la tablatura más utilizada. Hablamos de: La Tablatura de guitarra.

Saber cómo funciona la notación es fácil. Ésta se escribe en un hexagrama que representa las 6 cuerdas de la guitarra. En las líneas aparecen unos números que indican el traste que hay que tocar y en qué cuerda. Anteriormente ya había puntualizado, que cada tablatura es para el instrumento que la representa. Por eso, si yo leo la tablatura o cifra de una bandurria —aunque también tenga 6 cuerdas como la guitarra— no sirve porque la afinación es diferente.
La mayoría de las partituras también indican la duración de los sonidos. En ocasiones, cuando vemos partituras escritas con un pentagrama en clave de sol y debajo con hexagrama, en la tablatura la duración no aparece porque ya está reflejada en el pentagrama.


El sistema de tablatura para tocar la guitarra es muy útil. Nos permite en poco tiempo interpretar melodías sin tener que pensar dónde se encuentran los sonidos y con qué posición colocar la mano en el mástil. La tablatura nos indica en que trastes poner los dedos.
Para comenzar, es cómodo este sistema, pero, aprender a leer partituras en un pentagrama con clave de sol, nos limitará menos. Las partituras con pentagramas son comunes para todos los instrumentos, ya que en ellas se representan la altura de los sonidos y su duración.
Hoy en día, un guitarrista que se precie, sabe leer los dos sistemas. En el siglo XXI cada vez es más frecuente encontrar partituras tanto de música popular —rock, heavy metal, jazz, folklore—como música clásica con las dos notaciones simultáneas: un pentagrama en clave de sol y debajo un hexagrama con la tablatura. Ésta nos facilita y resuelve las posiciones y digitaciones que hay que afrontar con este instrumento —la guitarra—.
Siempre que un sistema de notación nos facilite la lectura, hay que incorporarlo al aprendizaje del lenguaje musical.
¡Vivan las tablaturas!
Begoña Andiano

 

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

De Viaje con la Música

De Viaje con la Música

    Siempre que llega junio, preparamos un...

Audición de Primavera 2019

Audición de Primavera 20…

La audición de primavera, es tradicional  p...

Música en Navidad VII

Música en Navidad VII

Llega la Navidad y con ella, nuestro tradicio...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top