15 Jun 2019

Hacía mucho tiempo que en Musicales Andiano no se daba la circunstancia de tener tres eventos en un mes. El título, sugerente y divertido, aludiendo al juego de la Oca, hace referencia a la coincidencia numérica de los conciertos: 30 de noviembre y 30 de diciembre saltando entre medio al 15 de diciembre para hacer una audición de otoño. Realmente para la academia, es muy importante tener vida musical en forma de actuaciones. Cuando una persona estudia música necesita tener un estímulo y una ilusión constante para sobrellevar todo lo que conlleva aprender a tocar un instrumento y formarse musicalmente.  Los músicos necesitamos expresarnos; por eso, la mejor manera de hacerlo es en un escenario y con un público que te dé la energía para seguir en esta continua tarea.

Hemos acabado el año contentos de haber desarrollado tanta actividad musical y, como dice el título del artículo, vamos como en un juego constante de actividades musicales, saltando de concierto en concierto y sin parar de estudiar, idear, inventar, y desarrollar proyectos, porque... efectivamente, es lo que toca a una academia que forma a posibles y futuros músicos.

Repasamos los últimos acontecimientos desarrollados:

1- El 30 de noviembre, tuvimos el privilegio de participar con nuestro coro en el merecido homenaje a una persona que lleva al frente de la Polifónica Fleta más de 50 años. Me refiero a D. Emilio Reina González —uno de los músicos más destacados en el panorama musical aragonés; claro ejemplo de trabajo, constancia y buen hacer musical—.

Fue un concierto muy emotivo, donde participaron más coros aragoneses. También hablaron del homenajeado y al final todos unimos las voces para cantar juntos el "Bolero de San Mateo" dirigido por el propio autor, Emilio Reina.

Una grata experiencia para el coro de la academia.

  

2- El 15 de diciembre, fue la habitual "Audición de Otoño".

En ésta, los alumnos tocaron música clásica al piano y a la guitarra. Disfrutamos un montón, viendo cómo progresan todos y sintiendo la frescura de enfrentarse a un escenario sobre todo en los más pequeños. Hubo momentos entrañables como el de ver a una mamá —antigua alumna— acompañando a su hija —recién venida a la academia—.

 

  

3- El 30 de diciembre, concluimos el año con nuestro tradicional concierto de villancicos. Para Navidad, es la fecha más esperada en la academia, ya que podemos reunirnos también con nuestros antiguos alumnos tanto los profesionales como los amateur y cantarle a la Navidad de muchas maneras. Este año, ha sido especial por varias razones. El domingo día 30, hizo cuatro años que nos dejó el alma mater de Musicales Andiano; me refiero a Guillermo Andiano. Tanto él como Carmen Abad, mis padres, hicieron que muchos de los que estábamos en el escenario esa tarde, viviéramos Navidades musicales imborrables. También fue emocionante, cantar villancicos de conciertos pasados y escucharlos con las mismas voces que se estrenaron. Otro momento emotivo fue ver a los hijos de nuestros antiguos alumnos unirse al coro y ponerle el toque de frescor y de ternura a las melodías navideñas.

  

Dicho todo esto y haciendo referencia al símil del Juego de la Oca, seguimos saltando de fecha en fecha en el calendario de 2019, preparando nuevos conciertos y audiciones, llenando de ilusión y de estímulo a nuestra nueva savia de alumnos.

Sabemos que todo el esfuerzo, tanto de los profesores como de los alumnos se verá recompensado cada vez que escuchemos los aplausos de la sala.

Gracias a todas las personas que lo hacen posible.

Begoña Andiano

15 Jun 2019

Crónica "Audición de otoño" 2018.

 

El pasado sábado, tuvimos nuestra habitual audición de otoño. En esta ocasión pudimos disfrutar de todos los pequeños alumnos que se han incorporado a la academia.

 

 

Estamos ilusionados con esta nueva savia musical que en un futuro puede ser relevo generacional en el panorama musical de Zaragoza o del mundo. Digo esto porque, a lo largo de los años, por la academia han pasado personas que en la actualidad tienen una proyección musical más allá de nuestras fronteras. Cuarenta años dan para tener una perspectiva histórica y ser consciente de lo felices y orgullosos que nos sentimos de todos aquellos alumnos que han logrado ser buenos músicos.

Estudiar música, es una carrera de fondo que no tiene fin. No sabemos si muchos de nuestros diminutos alumnos, algún día serán músicos profesionales. Lo que sí sabemos es que la música influirá en sus vidas a todos los niveles. Tocar un instrumento hace que nuestro cerebro desarrolle unas capacidades distintas, que solo se consiguen con la música.

 

  

 

El tiempo tiene que pasar para que estos niños estén en el nivel profesional pero el ver como van progresando día a día, es motivo suficiente para que los profesores nos sintamos contentos y con ganas de seguir en el empeño educativo tan importante en cualquier sociedad.

En la audición escuchamos obras clásicas interpretadas al piano y la guitarra. Con los alumnos noveles las obras estuvieron adaptadas a su nivel. Hicimos duetos con las guitarras y con el piano a 4 manos. También pudimos disfrutar de la colaboración de alguna mamá, que en su día fue alumna de la academia, tocando con su hija que ahora es alumna. En la segunda parte tocaron alumnos más veteranos y vimos la evolución musical que da el paso el tiempo.

Desde aquí damos la enhorabuena a todos los alumnos y las gracias a todos los papás que confían la educación musical de sus hijos en Musicales Andiano.

Begoña Andiano 

15 Jun 2019

Llega la Navidad y con ella, nuestro tradicional concierto de villancicos. Éste, ha sido un año especial para Musicales Andiano. Hemos celebrado el 40 aniversario.

Con el concierto de Navidad cerramos un año lleno de acontecimientos musicales donde hemos podido vivir momentos inolvidables con la música. Ha sido un año de reencuentro con antiguos alumnos; hemos disfrutado con la nueva savia de alumnos que se han embarcado en este maravilloso mundo de la música y hemos podido llevar a cabo conciertos de mucha envergadura musical , gracias a todas las personas que han puesto su dedicación y valía musical en todos los eventos programados para el festejo.

El concierto de Navidad siempre ha sido el "top" en la academia. En los años 80' y 90' se vivieron con intensidad. Podemos recordar a muchos de aquellos pequeños alumnos que tocaban entonces y hoy son unos grandes músicos. Hasta el 2003, fecha de nuestro 25 aniversario, los conciertos eran instrumentales y el coro de la academia hacía una pequeña intervención.

Después hemos tenido una etapa con conciertos programados en otras fechas. Ha sido en 2012 cuando hemos establecido hacer un concierto de villancicos exclusivamente con el coro de la academia.

El concierto del día 30 va a ser entrañable porque podemos reunirnos también con antiguos alumnos y hacer música juntos.

En el concierto, aparte de las armoniosas voces de nuestro coro, vamos a escuchar el órgano, el teclado,  la guitarra, el saxo, percusiones.... Contamos con unos buenos solistas y la pincelada especial la van a poner los niños de varios de los componentes del coro.

Va a ser un velada donde el mensaje de la Navidad se escuche en forma de villancico en todas las formas posibles.

El programa es muy variado; interpretaremos villancico tradicional español, iberoamericano, canción navideña profana y villancicos del siglo XXI.

Queremos que nuestros villancicos sirvan para desearles una Feliz Navidad y un Próspero 2019.

Invito a todas las personas que sean amantes de la música y de la Navidad, vengan a disfrutarla en forma de villancico con nosotros. 

Muchas gracias.

 

Begoña Andiano

 

Concierto: 30 de diciembre de 2018

Lugar: Iglesia de Santa Isabel de Portugal

            Plaza del Justicia, 1 ( Zaragoza)

Hora: 19:00

Entrada libre

 

 

15 Jun 2019

Llegan las fiestas del Pilar y no puedo evitar recordar aquellos Pilares de los 80'. En Musicales Andiano disfrutábamos de la fiesta, haciendo música. Los que tenemos una edad podemos recordar las exposiciones, exhibiciones y conciertos que  hacíamos en la antigua Feria de Muestras. Por aquel entonces, alquilábamos un espacio —un stand— y subíamos con todos los instrumentos más novedosos que había en el momento, para que el público de Zaragoza y de otros lugares viesen y oyesen de primera mano los instrumentos que  se fabricaban e  inventaban por aquel entonces. Hay que tener en cuenta que no teníamos Internet ni Youtube ni nada que se le pareciese. 
Por supuesto el más novedoso era: el Órgano Electrónico.

                                    
El  invento en cuestión databa de 1935, construido por el americano Laurent Hammond y a lo largo de todo el siglo XX habían surgido muchas empresas haciendo costosas inversiones en el desarrollo de la tecnología aplicada a estos instrumentos de teclado. En los sesenta aparecen los primeros sintetizadores y un largo etcétera de instrumentos de teclado; eléctricos y electrónicos. Sobre éstos, ya contaré en otra ocasión.
En el artículo de ahora, quiero hablar de uno de los instrumentos que a lo largo del siglo fue cogiendo posición en cuanto a la utilidad musical se refiere y, si bien, empezó empleándose en estilos tan diversos como el jazz, gospel, rock pop... a medida que cogió popularidad, bajó de precio, ganó en calidad de sonido y se incorporaron funciones musicales para que los aficionados y melómanos pudiesen tocarlo en poco tiempo aprovechando los recursos del instrumento, se convirtió en el instrumento de moda a finales de los 70' y fue el instrumento top en los 80'. Me refiero al: Órgano Electrónico.
Los órganos electrónicos nos permitían tocar con las  manos y los pies infinidad de timbres y hacer que una sola persona se convirtiera en una orquesta de varios músicos.

                           
Para poder escucharlos, en el stand de Musicales Andiano tocaban unos organistas singulares; me refiero a nuestros pequeños niños prodigios de la academia. No era habitual ver a niños tan pequeños tocar en aparatos tan grandes y sofisticados. Recuerdo que el stand se colapsaba de público. En sus caras se intuía la admiración de muchos, la incredulidad de otros —pensaban que no tocaban los niños porque estaban oyendo una caja de ritmos y sonidos que no eran los del piano o del viejo harmonium de la iglesia—, la fascinación de los que habían tocado en el piano de su casa y veían que con estos instrumentos con teclado también podían tocar otro tipo de música que no fueran estudios de Czerny o sonatinas de Clementi, o la decisión de algunos de acercarse a la tienda y comprar uno de estos instrumentos que estaban de moda, que no valían tanto como en los años setenta, que lucían en una casa —todos tenían mueble—y además se podían tocar a cualquier hora con auriculares.
Después de esta breve introducción histórica, voy hablar de la importancia a nivel musical que tuvo el órgano en aquella época. Era el instrumento perfecto para acercarse a la música, ya que con pocos conocimientos previos se lograba tocar música en poco tiempo. Recuerdo aquellos Pilares con nostalgia. Entonces el tiempo y la vida era más calmada. Los niños tenían tiempo de tocar, jugar, estudiar... La sociedad tenía capacidad de sorpresa. Se sorprendía de las novedades, de lo extraordinario de todo que no fuese cotidiano... 

                     
Con la perspectiva del tiempo puedo decir que, gracias a estos instrumentos muchas personas aprendieron a tocar y a hacer música. De no ser así, igual no lo hubieran logrado y muchos de los niños que estaban tocando en el stand de la Feria de Muestras, hoy son unos buenos profesionales. 
Cuando recordamos aquellos momentos con ellos, nos viene a la memoria lo que disfrutábamos. Cada día era una aventura. Siempre haciendo música nueva; solos o en grupo. Improvisábamos o tocábamos lo que la ocasión requería; desde jotas el día del Pilar, hasta los últimos temas de actualidad —Thriller, We Are The World, el mítico In the MoodEn forma—, Carros de fuego o Moliendo café... Los alumnos recibían las fiestas del Pilar con ilusión, esperando qué autoridad iba a pasar por el stand o en qué periódico o radio iba a salir una reseña que hablase de la música de Órgano electrónico.
Estamos en el siglo XXI y todo es diferente. Se vive a la velocidad que nos da la fibra óptica y de los megas de que disponemos. No tenemos tiempo de conversar en vivo y hablamos por WhatsApp, Chat o por Skype. No tenemos tiempo charlar tranquilamente sin pensar que el tiempo es oro para hacer otro tipo de cosas que en los 80' ni se nos habrían ocurrido. 

                                
¿Cómo no me voy a ponerme nostálgica pensando en aquellos Pilares donde las horas del día eran más largas que hoy y que el poder compartir música, risas y vida, no estaba sujeto a la velocidad que nos marca este siglo?
Lo que me reconforta es que, después de cuarenta años enseñando música, me he dado cuenta de que los humanos nos adaptamos a todo y que todo lo que se ha hecho y vivido marca una senda para seguir caminando —en este caso con la Música, indispensable para la vida—
¡Gracias! a los inventores del Órgano electrónico. Ellos abrieron el camino que un día tomamos muchos de nosotros.
Begoña Andiano

 

15 Jun 2019

Tocar un instrumento sin saber nada de música, nunca es fácil.  A lo largo de la historia, los humanos nos las hemos ingeniado para hacernos la vida más sencilla, cómoda y llevadera y... si hablamos del terreno musical, podemos decir que también hemos tratado en los últimos siglos, de hacer lo propio. Digo siglos, porque, del tema que vamos a hablar en este artículo, ­—el invento en cuestión— data del siglo XIV. Me refiero a: la Tablatura o Cifra.
Representar música en un papel, no es tarea simple. Por eso, la notación musical ha sufrido muchos cambios en el tiempo. Del sistema alfabético de los griegos para representar los sonidos, pasando por la escritura neumática del canto  gregoriano, los tetragramas y nuestro valioso pentagrama para poder escribir la altura de los sonidos, pasaron bastantes siglos. Lo curioso es que en el 1300, se empezaron a idear sistemas de escritura musical para poder ejecutar un instrumento, con pocos conocimientos musicales.
Las tablaturas o cifrados son notaciones que nos ayudan a saber que notas tocar indicando por medio de números, dónde colocar los dedos en el instrumento. Si bien en sus inicios, la tablatura representaba la música para una voz, luego surgieron las tablaturas para los instrumentos polifónicos  como: el laúd, la vihuela, la guitarra, el arpa, el órgano, el clavecín, el clavicordio y el virginal.
Cada tablatura tenía las particularidades del instrumento. Todas tenían en común una cosa: facilitar la lectura y así poder tocar en poco tiempo sin tener muchos conocimientos musicales.
De aquellos tiempos conservamos partituras- tablaturas.

Evidentemente la notación ha evolucionado  con el tiempo y desde finales del XVI, el pentagrama con todos los símbolos y grafías específicas ha sido la partitura por antonomasia.
Aunque en los últimos siglos éstas hayan sido la fuente habitual de transmisión de la música, en el siglo XX se recuperó la tablatura más utilizada. Hablamos de: La Tablatura de guitarra.

Saber cómo funciona la notación es fácil. Ésta se escribe en un hexagrama que representa las 6 cuerdas de la guitarra. En las líneas aparecen unos números que indican el traste que hay que tocar y en qué cuerda. Anteriormente ya había puntualizado, que cada tablatura es para el instrumento que la representa. Por eso, si yo leo la tablatura o cifra de una bandurria —aunque también tenga 6 cuerdas como la guitarra— no sirve porque la afinación es diferente.
La mayoría de las partituras también indican la duración de los sonidos. En ocasiones, cuando vemos partituras escritas con un pentagrama en clave de sol y debajo con hexagrama, en la tablatura la duración no aparece porque ya está reflejada en el pentagrama.


El sistema de tablatura para tocar la guitarra es muy útil. Nos permite en poco tiempo interpretar melodías sin tener que pensar dónde se encuentran los sonidos y con qué posición colocar la mano en el mástil. La tablatura nos indica en que trastes poner los dedos.
Para comenzar, es cómodo este sistema, pero, aprender a leer partituras en un pentagrama con clave de sol, nos limitará menos. Las partituras con pentagramas son comunes para todos los instrumentos, ya que en ellas se representan la altura de los sonidos y su duración.
Hoy en día, un guitarrista que se precie, sabe leer los dos sistemas. En el siglo XXI cada vez es más frecuente encontrar partituras tanto de música popular —rock, heavy metal, jazz, folklore—como música clásica con las dos notaciones simultáneas: un pentagrama en clave de sol y debajo un hexagrama con la tablatura. Ésta nos facilita y resuelve las posiciones y digitaciones que hay que afrontar con este instrumento —la guitarra—.
Siempre que un sistema de notación nos facilite la lectura, hay que incorporarlo al aprendizaje del lenguaje musical.
¡Vivan las tablaturas!
Begoña Andiano

 

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

De Viaje con la Música

De Viaje con la Música

    Siempre que llega junio, preparamos un...

Audición de Primavera 2019

Audición de Primavera 20…

La audición de primavera, es tradicional  p...

Música en Navidad VII

Música en Navidad VII

Llega la Navidad y con ella, nuestro tradicio...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top