03 Abr 2020

El próximo mes de abril, cumpliremos 42 años dedicados a la tarea, tan gratificante, de enseñar música. 

En todo este tiempo, las audiciones y los conciertos han sido el motor y el estímulo,  para todas las generaciones de alumnos que han pasado por la academia.

Haciendo alusión al término "leitmotiv" —atribuido al compositor Richard Wagner para denominar el tema musical dominante y recurrente en sus composiciones, sobre todo en lo referente a sus óperas— he querido titular este artículo así, para explicar con una sola palabra que las audiciones y conciertos de la academia es el tema musical dominante y recurrente para todos los que formamos Musicales Andiano.

Preparar todos los eventos que hacemos durante el curso, es el aliciente principal para la mayoría de los alumnos; digo esto porque a nuestros alumnos adultos, les gusta tocar más en la intimidad de su casa, solo como satisfacción personal; aunque en ocasiones, hayamos tenido a algún adulto que le ha echado mucho arrojo y ha tocado en los conciertos.

Principalmente en las audiciones y conciertos participan nuestros chavales. En ocasiones también contamos con los profesores y antiguos alumnos para los conciertos especiales. El objetivo primordial, es que los niños se familiaricen con un escenario y un público, importante para el bagaje y rodaje de un futuro músico.

El pasado mes de noviembre, hicimos la tradicional audición de otoño y pasamos una buena mañana con nuestros alumnos noveles y más experimentados. 

En el programa había música clásica, jazz y alguna banda sonora.

Tocaron el piano.

    
 
     
 

 

La guitarra.


Tuvimos duetto de trombón y piano.


Compartieron teclado, tocando  piano a 4 manos.


También se sumó algún padre que acompañó a su hijo y gracias a la audición, retomó el piano que hacía tiempo que no tocaba.

Todos lo hicieron muy profesionalmente y lo más importante fue, que el público formado principalmente por padres y abuelos —apoyo muy importante en la educación de los niños— regaló aplausos cariñosos a todos los participantes. Musicales Andiano da la enhorabuena y las gracias a todos, por el esfuerzo y entrega en la primera audición de este curso 2019-2020.

Begoña Andiano

03 Abr 2020

Para hacer música,  podemos emplear cualquier instrumento musical —bien sea de percusión, de cuerda, produzcamos el sonido soplando, rascando un serrucho y por supuesto con nuestra voz, que es el instrumento natural que todos poseemos—.

 En este artículo, me voy a referir a la herramienta de trabajo por antonomasia, para todo músico: El TECLADO.

Cuando una persona se acerca a la  música, puede hacerlo con cualquier instrumento musical a la par que también es recomendable que estudie lenguaje musical. El problema del estudio lo tendrá cuando quiera escuchar polifonía y toque un instrumento monofónico —clarinete, saxo, flauta, trompeta etc.—, quiera afinar bien y su instrumento sea de afinación variable —trombón de varas, violín, cello, contrabajo etc.— y por supuesto quiera cantar y encontrar bien y precisos todos los sonidos e intervalos. Para ello, el teclado, es la herramienta ideal para cualquier músico ya que nos va a permitir escuchar muchas notas a la vez, entender sus alturas con una buena afinación y poder ir adquiriendo sólida base auditiva.

En 1992, cuando se hizo la famosa reforma educativa de la L.O.G.S.E, en los programas de los Conservatorios se incluyó la asignatura de piano complementario para todas las personas que tocaran otro instrumento que no fuera de teclado. Esto supuso un avance en cuanto a la formación musical reglada, ya que era de sentido común, reforzar la formación de los instrumentistas con el uso del teclado y, aunque esto no requería  ser un virtuoso, hizo que todo el aprendizaje de armonía, análisis, composición etc. fuera mucho más fácil para todos, porque los que tocaban el piano iban siempre un paso por delante.

Con los años esto se ha puesto en práctica y se ha logrado tener a nuestros músicos con mejor formación.

Parece que está de más, hablar del teclado como evidencia de mejor instrumento y herramienta de trabajo para un músico, pero cuando una persona no está metida en este mundo, no alcanza a ver lo importante y útil que resulta tocar el piano o cualquier instrumento de teclado. La formación de un músico es muy larga y hasta llegar a poder hacer lo que hacía Beethoven sin teclado y sin oír —todo lo escuchaba dentro de su cabeza— tiene que pasar muchísimo tiempo o ser como Beethoven, que eso es imposible. Por eso el disponer de un teclado para educarse bien con los sonidos, intervalos, escuchar los acordes, tocar cualquier idea musical y un largo etc. de cosas que trabajamos en la música, con el teclado va a ser muy llevadero eficaz y rápido.

Ejemplos concretos:

  • Reconocer intervalos, auditiva y visualmente con el teclado.
  • Tocar las melodías para entonarlas mejor.
  • Escuchar todo tipo de armonías, ya sean sencillas y complejas.
  • Poder tocar los acordes, aprender a enlazarlos etc.
  • Aprender a acompañar con cifrado americano y barroco.
  • Tocar reducciones de orquesta.
  • Disponer de diferentes timbres para hacernos una idea a la hora de orquestar etc.

Estos son unos pequeños ejemplos de lo útil que es saber poner las manos encima de un teclado. Evidentemente cualquier músico puede desarrollar su capacidad interpretativa con el instrumento que mejor se identifique, bien sea una guitarra, el violoncello o un didgeridoo. La gran variedad de instrumentos musicales de que disponemos en el mundo—clásicos y folclóricos o tradicionales— hace que tengamos mucha riqueza tímbrica y eso que no hemos hablado de toda la riqueza sonora que nos dan los instrumentos electrónicos como sintetizadores, samplers y un largo etc. de generadores de sonido no acústicos. Todo ello, hace que en esta época tengamos tanta música diferente en cuanto a sonoridad.

Recomendamos el artículo órganos pianos y teclados:diferencias y parecidos.

Estamos en el siglo XXI donde los recursos para aprender, hacer y componer música son muy amplios, variopintos y curiosos. Los soportes electrónicos de que disponemos para tener un teclado polifónico con diferentes timbres, son variados. Podemos descargarnos aplicaciones de simuladores de teclado, a nuestro móvil, tablet, ordenador y emplearlas para poder escuchar los sonidos de una partitura. Contamos también con numerosos programas en los ordenadores que nos ayudan a escribir partituras e incluso a oírlas, si no las podemos tocar. Todo esto hace que podamos acceder a la música más rápido aunque no seamos profesionales.

Como pianista y teclista que soy, siempre defiendo EL TECLADO como herramienta de trabajo para alcanzar el fin musical. Tener un teclado para un músico, es como tener una caja de herramientas básica con: destornilladores, martillos, llave inglesa, alicates escuadra, metro… y con él, construir y reparar—componer y arreglar— los sonidos que tengamos en nuestra cabeza y los queramos escuchar. Al fin y al cabo, Beethoven solo hay uno y los demás no lo somos.

Begoña Andiano

03 Abr 2020

El pasado domingo, tuvimos nuestro tradicional Concierto de Navidad.

        

Disfrutamos y vivimos una tarde mágica con los villancicos y Christmas Carol que resonaron por todas las bóvedas de la iglesia de Santa Isabel de Portugal. También resonaron los aplausos que el público entregado, nos regaló.

        

Quiero dar las gracias a todas las personas que hicieron posible este concierto, que como muchos otros, ha sido único. La valía humana y profesional de todos: profesores, alumnos y antiguos alumnos, ha hecho que pudiéramos vivir una “tarde de magia navideña” con todo lo que allí se interpretó.

          

Las melodías dedicadas a la Navidad siempre tienen algo de especial. Nosotros, por nuestra parte, le quisimos imprimir sonoridades diferentes y variadas. Este año tuvimos un grupo de viento, nuestro buenos solistas, percusiones, a los niños cantando, el órgano de tubo, una servidora con el teclado y por supuesto al magnífico coro que con sus voces y su corazón hicieron que el concierto fuera otro de los que guardaremos  en nuestra memoria.

      

                          

¡ENHORABUENA y GRACIAS!

Begoña Andiano

03 Abr 2020

Durante el periodo estival, suelo meditar sobre la música y lo que nos reporta a los que estamos en ella. La música tiene la capacidad de la comunicación sin palabras; sólo con sonidos. Es por eso que se convierte en algo mágico, que traspasa fronteras, culturas y atraviesa corazones.

En mi reflexión de hoy, como músico que soy, no puedo evitar pensar con criterio profesional y analizar todo lo que escucho en mi vida, mi cabeza… Los músicos, inevitablemente, “pensamos en música” y el otro día volviendo a ver la película “Coco” de Disney, me di cuenta que hay instrumentos que nos ayudan a expresarnos mejor. Decidí que la Guitarra, por sus cualidades, era el instrumento polifónico más intimista y con más capacidad de seducir entre la infinidad de instrumentos y timbre que existen.

 La guitarra es un instrumento que tocamos directamente apoyado en nuestro cuerpo. Sentimos su vibración ya que tenemos la caja de resonancia cerca de nosotros y   movemos sus cuerdas —ellas producen el sonido— con nuestros dedos, siendo una prolongación de uno mismo. Sabemos que la voz humana es el único timbre natural que poseemos, pero la guitarra se convierte en el único instrumento polifónico con más prolongación natural de nosotros mismos.

 Cuando escuchaba el oscarizado tema de “Recúerdame” de Robert López y Kristen Anderson-López, me daba cuenta del poder de su timbre. Cómo una canción, cambiaba tanto de una versión con orquesta y mariachis a una interpretada con una simple voz y la guitarra. A pesar de mi defecto profesional de analizar y filtrar todo a raciocinio musical, confieso que lloré. La emoción y el buen arreglo de este tema cantado por Miguel y la abuela Coco, me hicieron pensar en la capacidad que tiene el sonido de guitarra para expresar.

En Musicales Andiano nos dedicamos a la educación musical desde hace más de 40 años y, a lo largo de este tiempo, hemos visto que aunque los gustos musicales, la demanda de instrumentos y consumo de la música etc. cambien con los tiempos, la guitarra, siempre está ahí. El poder de su expresión hace que siga presente desde hace más de cinco siglos.

He de reconocer que, yo empecé a tocar la guitarra antes que el piano, pero mis conocimientos se quedaron un poco limitados. —¡Un día de estos la retomo!

En ocasiones, siento un poco de envidia de los buenos guitarristas que con su instrumento dicen tanto. En la academia tenemos a uno: nuestro profesor de guitarra —Javier Martínez— que en ocasiones nos hace sentir “la guitarra y el poder de su expresión”.

Esta breve reflexión, espero que sirva para los que tienen duda con qué instrumento quieren expresarse. Quiero recordar el artículo La guitarra y el teclado ¿Con cuál empiezo? que publicamos hace unos meses,  en el que se hablaba más específicamente de la guitarra.

Begoña Andiano

03 Abr 2020

Estamos en verano y como si se tratase de trazar un cuaderno de ruta de vacaciones, en este escrito voy a hacer uno, para comentar la ruta de nuestro pasado evento. Justo fue el 23 de junio y aprovechando que llegaba el verano, decidimos hacernos un viaje sin salir de Zaragoza y dar con este concierto la vuelta al mundo sin movernos del asiento. El poder que tiene el folclore musical para transmitir la esencia de lugares y gentes, hizo que tuviéramos la sensación de haber hecho unas grandes vacaciones todos juntos; alumnos y profesores. También a este viaje se nos unió el público que, sin traer maletas ni equipaje, fue de punta a punta por todo el planeta. Tengo que decir que para ir de un sitio a otro, sólo empleamos pianos, teclados, guitarras, nuestras voces y por supuesto el conocimiento y arte musical que todos los alumnos van metiendo en su maleta curso tras curso para que cada vez sea mejor su equipaje musical.
El viaje comenzó yéndonos todos a México. Escuchamos "La Bikina". No faltó de nada; tuvimos arreglo de mariachis y sombreros mexicanos.
Después escuchamos la famosa melodía de los hermanos Sherman "It's a Small World". Con nuestros niños, nos sentimos niños dentro del carrusel que Disney dedicó a los niños de todo el mundo.

Seguidamente nos fuimos a la cuna del Rock and Roll de la mano de unos alumnos— guitarristas y teclistas— muy noveles.
A continuación cogimos un vuelo para Argentina y escuchamos un "Tango de Salón" que sólo nos faltó bailar.

Luego regresamos a España para revivir una tradicional fiesta de cualquier pueblo de nuestra geografía. Con la canción eurovisiva de "la Venda" nuestros chavales nos hicieron pasar un rato muy del verano.
Para descansar de tanto ajetreo, nos fuimos a París y disfrutamos de un romántico paseo con el nostálgico tema de Aznavour: "She". Tengo que decir que aquí me emocioné tocando con uno de nuestros alumnos adultos, que si bien no ha sido profesional de la música ha logrado estar en un escenario compartiendo melodías tan intensas como la de esta canción.

Llegó el momento "Tour por Europa" y nuestros jóvenes cogieron la mochila y el interrail  y nos arrastraron con ellos por media Europa: desde Escocia a Francia pasando por Italia, Alemania y acabando en Rusia.
Ya tocaba descansar y dimos un paseo en calesa por "Sevilla".

Cuando ya parecía que el viaje se acababa nos unimos todos —Coro de la academia— y cantando y bailando volvimos a viajar por Italia con una tarantella. Cogimos un vuelo a compás de la kalimba y nos fuimos a África. Después llegamos a la floración del cerezo "Sakura" en Japón. Unos baños en las playas del caribe a ritmo de son cubano nos refrescaron para llegar descansados a la Argentina profunda con un "Carnavalito quebradeño".
Por supuesto el viaje era finito y regresamos a nuestra tierra.
El aire de la "Jota de la Dolores" disipó la pena del final de nuestro viaje.

Tengo que decir que la propina del concierto, el mítico "Kalinka", logró transmitir con la fuerza de su ritmo la esencia de esta academia. Llevamos 41 años educando en la Música e intentando que todo el que se acerca a nosotros la viva con mayúsculas.
Espero que con tardes como la de este concierto lo vayamos logrando.
¡Enhorabuena y gracias! a todos los que lo hacen posible.
Begoña Andiano

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

Música en Navidad VIII

Música en Navidad VIII

Acabamos el 2019, con nuestro tradicional Con...

Audición de otoño 2019

Audición de otoño 2019

Próximos al día de Santa Cecilia, nuestra p...

De Viaje con la Música

De Viaje con la Música

    Siempre que llega junio, preparamos un...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top