16 Dic 2018

El lunes pasado, entró un señor por la puerta de la academia, lo pasé a la oficina y discretamente me preguntó: 
— ¿Ustedes pueden enseñarme a tocar algún instrumento? Lo digo, porque soy un poco mayor. Sabe que pasa: que la ilusión de toda mi vida, ha sido la de tocar el piano. Siempre me ha encantado la música pero he dicho: ¡a mis años, adónde voy! 
Lo curioso del caso, es que el otro día fue mi cumpleaños y entre todos mis hijos me han regalado un teclado, porque saben la ilusión que me hace. El caso es que he abierto la caja, lo he colocado encima del soporte, lo he enchufado y he visto las posibilidades que tiene. He tocado un poco "Muñequita linda",  con la mano derecha y de oído. Después he pensado que debería de aprender para, por lo menos, tocar con las dos manos.
—Si le digo la verdad, me daba un poco de pudor ir a una academia con todo niños y gente joven con la cabeza muy despejada.


Cuando acabó de hablar, con una sonrisa le conteste:

—Ha sido muy decidido. Nunca es tarde si la dicha es buena. Para aprender no hay edad y el haber elegido tocar un instrumento le va a ser muy beneficioso y gratificante. Dese cuenta que tocar un instrumento hace que cerebralmente trabajemos muchos campos neurológicos y lo más importante que disfrutemos haciendo música. Además, como me imagino que será muy melómano, el saber de música le vendrá muy bien para disfrutarla mejor y cuando vaya a algún concierto sacará más partido del acontecimiento.
Realmente sus hijos han elegido bien, regalándole un teclado. 
Para iniciarse en la música a su edad y siendo que además su instrumento preferido es el piano, el teclado nos va a permitir empezar paulatinamente con las dos manos y así en un futuro no muy lejano tocar piezas como la famosa "Para Elisa".
Nosotros llevamos 40 años enseñando música y le puedo decir que en todos estos años hemos tenido a adultos que sin pretender mucho (tocar en su casa y pasárselo bien) han acabado tocando en algún concierto; acompañando algún coro en la iglesia; o haciendo música en la fiesta de Nochevieja.
El teclado nos permite tener muchos recursos. Podemos poner muchos sonidos: pianos, violines, metales, percusiones y hasta efectos de sonido de lluvia o de viento. Por otro lado tenemos los acompañamientos que nos van a enriquecer las melodías cuando pongamos los acordes en la mano izquierda.


El señor me seguía escuchando atentamente y en un momento determinado me preguntó:
— ¿Tengo que aprender solfeo? Es que me parece muy difícil y si hay que cantar, no canto ni en la ducha. Además he visto que las partituras son muy pequeñas y mi vista ya no es lo que era.


Yo me apresuré a explicarle.
—No se apure, aquí ponemos solución para todo. Las partituras las ponemos con pentagramas grandes como cuando uno empezaba a leer las cartillas en el colegio. Al principio son partituras facilitadas donde encontrará la melodía en el pentagrama y la mano izquierda marcada con el cifrado americano. Más adelante empezaremos con algo de lenguaje musical y un poco de piano clásico. El primer día que venga a clase, se marchará a su casa tocando una melodía con las dos manos. No se preocupe porque también le explicaremos los botones que tiene que tocar para que el teclado le suene a música celestial y para que no se pierda en el teclado, le daremos unas guías, que al principio vienen muy bien para saber dónde poner los dedos. 


Yo veía que se estaba emocionando y me dijo:
—Me parece que me voy a apuntar. Me encantaría que estas Navidades fuera capaz de tocar un villancico, cuando estamos toda la familia reunida.


Ya ha pasado una semana y nuestro novel alumno ha tocado el Himno a la alegría y Kumbaya. Está feliz y todos los días saca un rato para practicar.

Sabemos los beneficios de tocar un instrumento en edad adulta y estamos contentos de que en todos estos años, la mayoría de los adultos que vinieron un periodo importante a aprender, siguen tocando; nos compran nuevos teclados para estar a la última y no se pierden nuestros conciertos.
Por eso: "Nunca es tarde si la dicha es buena".

Begoña Andiano

16 Dic 2018

Durante los meses de Julio y Agosto puedes aprovechar para aprender a tocar. ¿Te gusta la guitarra, el piano, el teclado?.  ¿Quieres saber lenguaje musical? . Si siempre has tenido el gusanillo de tocar tus canciones o piezas favoritas, no te lo pienses más. Este es el momento.

16 Dic 2018

La partitura es el lenguaje escrito de la música y, aunque la notación musical puede ser compleja, es increíble lo que nos puede decir una partitura. En la partitura se puede plasmar gráficamente todo lo que podemos expresar y decir con este lenguaje universal que es: La Música. Gracias a las partituras podemos interpretar todos los elementos de la música como son: el ritmo, la melodía y la armonía

Para hacer música y aprender a tocar un instrumento, conviene aprender el Lenguaje Musical; en resumen, todo lo que está contenido y dibujado en una partitura.

El Lenguaje Musical nos va a ayudar a comprender la música; a ser capaces de leer las partituras para poderlas interpretar, también nos va a permitir saber escribir música e incluso crearla.

La partitura es un gran invento que ha permitido a todos los compositores transmitir su música a lo largo del tiempo y compartirla con todos.

En una partitura tenemos representados: la altura de los sonidos, la duración de éstos, a qué velocidad se ejecutan, cuantos se tocan a la vez, con que instrumento, con que ritmo...  En la partitura vemos los matices musicales, la complejidad sonora y muchos más elementos que componen la música.

Históricamente hablando, la notación musical (partitura) ha ido evolucionando y cambiando. En el siglo XI Guido D’Arezzo le puso nombre a los sonidos (do, re, mi, fa, sol, la, si ) y las partituras que escribían los monjes de la época eran con neumas, una especie de dibujos que decían sin mucha precisión si subía o bajaba el sonido.

Pasó el tiempo y empezaron a escribir con el tetragrama y a representar los sonidos con la notación cuadrada. Las partituras eran poco prácticas y las hacían muy grandes para que todos los monjes pudieran seguir la música con un solo libro. Hay que tener en cuenta que en aquel tiempo no había editoriales que publicasen partituras, ni fotocopiadoras, ni disponían de tablets para poder descargar el último éxito del momento.

Posteriormente, como la música que se hacía se empezaba a complicar, añadieron más líneas a la pauta y apareció el pentagrama sobre el siglo XV y se fue utilizando progresivamente hasta quedar establecido como pauta oficial para escribir música. Hay que decir que también existía otro tipo de notación paralela, que se parecía a la tablatura que se emplea hoy día en instrumentos como la guitarra. La cuestión era que de una manera cómoda y fácil se pudiese interpretar música; por ejemplo, en instrumentos de cuerda como la vihuela.

Estamos en el siglo XXI y las partituras de hoy son una herencia de las notaciones de siglos pasados, donde los músicos se las ingeniaban para que sus ideas musicales estuvieran plasmadas en lenguaje escrito y la música se pudiera cantar y tocar.

Gracias a las partituras tenemos la historia musical occidental y hoy día podemos interpretar la música de los grandes compositores. Hay que tener en cuenta que hasta principios del siglo XX, no se podía conservar la música en una grabación. Sólo estaba  en las partituras y en la memoria de los que la escuchaban en directo.

¿Qué pensarían Mozart, Beethoven o Bach si pudiesen ver y escuchar sus óperas, sinfonías y oratorios a cualquier hora del día?

Las partituras de hoy ya no se escriben en pergaminos, ni con miniaturas de cabecera. Los músicos, aunque solemos emplear lápiz y papel pautado para escribir la música, nos aprovechamos de la tecnología, los ordenadores y sus programas de escritura musical, haciéndonos la vida más fácil. Pasaron a la historia aquellos copistas de partituras.

Las partituras nos lo dicen casi todo, pero lo que está claro que luego estamos los intérpretes de este “Lenguaje Musical” que compone la complejidad de la notación musical con todas sus variables, porque… la Música es más de lo que nos transmiten las partituras.

La Música se vive en el espacio y en el tiempo con el alma del que la interpreta y el corazón del que la escucha.

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

Audición de Otoño 15/12/18

Audición de Otoño 15/12…

Dentro de los actos de celebración del 40 an...

Concierto "Música de Archivo"

Concierto "Música d…

El domingo, 17 de junio de 2018, tendrá luga...

Concierto 40 Aniversario

Concierto 40 Aniversario

Concierto de celebración del 40 aniversari...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top