05 Dic 2021

El pasado sábado, tuvimos la primera audición de este curso. Durante todos estos años, en la academia Musicales Andiano siempre ha habido conciertos y audiciones continuamente, porque es fundamental para la buena formación de un futuro músico.

            

La importancia de tocar en un escenario es vital para el desarrollo del instrumentista. Un futuro músico debe saber afrontar con naturalidad a un público, un escenario, los nervios de tocar… Este aspecto del aprendizaje musical, aunque al principio resulte costoso, con el tiempo pasa a ser gratificante ya que la música expresa sentimientos y estos tienen que llegar a las personas. Yo creo que sería muy triste un músico que no tuviera un público para contarle sus historias. Al fin y al cabo, cuando uno toca trasmite historias, sentimientos, emociones...  

Pisar un escenario, sobre todo desde temprana edad, nos hace familiarizarnos con todos los elementos adversos que al principio todo intérprete tiene que vencer, eso que llamamos “miedo escénico” , o sea; vencer el ridículo de no estar a la altura musical, que no nos confundamos de notas, nos quedemos en blanco, nos tiemblen las manos, los pies e incluso hasta las notas de las partituras, aguantemos las críticas constructivas o no y un largo etcétera de variables que se pueden sufrir en un escenario. Todo esto se vence pero es como un camino de fondo que vamos adquiriendo audición tras audición, concierto tras concierto y llega un día que uno sale al escenario a disfrutar, compartiendo su música y todo lo que quiere decir. Cuando al final de la actuación se escucha el aplauso del público, hace que todo el esfuerzo realizado para tocar bien se convierta en gozo y gloria.

Por eso son tan importante los conciertos en Musicales Andiano porque nos reportan la alegría de ver a nuestros alumnos llegar a tocar y dar lo mejor de sí en el escenario y aunque todos no vayan a ser profesionales, las “tablas” que se adquieren son aplicables a la vida misma.

En la audición del pasado sábado, estuvo presente el dominio en el escenario de nuestros alumnos, de los más noveles hasta los más experimentados. Ver como progresan año tras año y lo demuestran en el escenario es la mejor recompensa para nosotros. Queremos felicitar a todos. ¡Enhorabuena!

05 Dic 2021

Siempre que vemos un teclado, solemos pensar en el piano—instrumento rey de las teclas— pero, realmente existen en el mundo muchos instrumentos de teclado y de muy diversas formas.

Los instrumentos de teclado pueden ser:

  • Instrumentos de viento (órgano, acordeón, melódica, harmonium)
  • Instrumentos de cuerda (piano, clave o clavecín, clavicordio, clave-laúd,espineta, virginal)
  • Instrumentos de percusión (celesta)
  • Instrumentos electrónicos (teclado electrónico, piano eléctrico y electrónico, órgano eléctrico y litúrgico, sintetizador, mellotrón, sampler, keytar)

En este artículo nos vamos a centrar en el órgano, el piano y el teclado; que son los instrumentos más comunes y populares.

A menudo, las personas que se acercan a la academia quieren aprender a tocar un instrumento de teclado, pero no saben si tocar el piano, el teclado o el órgano y en ocasiones no conocen sus diferencias­­ (todos tienen teclas).

Por eso, hemos pensado que sería interesante aclarar un poco sus diferencias y sus parecidos.

Los instrumentos de teclado están diseñados para producir el sonido moviendo teclas blancas y negra por medio de los dedos de las manos.

Los teclados musicales están hechos sobre la base de la afinación oriental. Las notas naturales de la escala de do (do, re, mi, fa, sol, la, si) son blancas y de mayor tamaño, mientras las correspondientes a los sostenidos (do, re, fa, sol, la) o bemoles (re, mi, sol, la, si) son negras y un poco más pequeñas.

La organización convencional de las notas en el teclado data del siglo XV, aunque la idea de teclado puede rastrearse hasta el siglo III a. de C., con el hydraulis (órgano de agua griego).

Aclarado lo que es un teclado, vamos a hablar de cada instrumento en particular.

El órgano: es un instrumento de teclado que sus orígenes se remontan a la época de los griegos. Hoy podemos hablar de varios tipos: litúrgicos (con registros emulando a los órganos de tubos) y electrónicos (con registros de toda índole, desde el sonido de órgano Hammond hasta cualquier timbre orquestal). Todos suelen llevar mueble, varios teclados, pedal de expresión y pedalera o pedalier. Normalmente llevan 61 teclas en cada manual (teclado) pero puede variar según marcas de los fabricantes o lo artesanales que sean (me refiero a los de tubos). Sus teclados no son sensitivos (dinámicos) y sus pedalera tampoco.

El piano: Otro instrumento de teclado que surge en el siglo XVIII de la evolución del clavicordio. El invento se atribuye a Bartolomeo Cristofori. La diferencia con el órgano es que, en éste, el sonido original se produce golpeando con unos martillos las cuerdas. Tiene 88 teclas contrapesadas, aunque tenemos pianos especiales de la marca Bösendorfer con 92 y 97. Hoy en día aparte de los pianos acústicos (verticales y de cola) tenemos los electrónicos de cantidad de maneras, precios y prestaciones.

El teclado: este instrumento tiene 61 teclas (5 octavas), menos frecuentes encontramos teclados de 76 teclas (6 octavas y media). La mayoría de las veces son sensitivas, pero no contrapesadas.

Tenemos muchos formatos: workstations donde tenemos una estación musical para poder hacer lo que queramos; desde grabar nuestra música (pop, jazz, rock, clásico…) hasta tocar en directo como si fuésemos una sinfónica. También están los sintetizadores que generan sonidos fantásticos o los samplers que los muestrean de los originales.

En cualquier caso, todos estos instrumentos se parecen porque todos se ejecutan a través de un teclado con los dedos de las manos.

Si uno se quiere acercar a tocarlos puede empezar con cualquiera. En el piano notará que pesan las teclas y cuesta un poco más a diferencia del órgano o del teclado. La elección la marcará el tipo de música que queramos hacer, el espacio  del que dispongamos para el instrumento y la inversión. Tenemos un amplio abanico para todos los bolsillos.

La experiencia de todos estos años nos hace afirmar que tanto si empezados con el teclado, con el órgano o con el piano, podemos llegar al mismo sitio: a hacer música con toda la cantidad de recursos que poseen estos tres instrumentos.

¡Anímate y acércate a conocerlos! Te sorprenderán.

Begoña Andiano

05 Dic 2021

El sábado, 2 de diciembre, comenzamos nuevo curso en lo que se refiere a los conciertos, con una audición de música clásica a cargo de nuestros alumnos en el bello marco del Palacio de Sástago.

Desde hace casi 40 años, en la academia se preparan audiciones y conciertos en los cuales los alumnos dan siempre lo mejor de sí y reciben el aplauso del público (aliciente y recompensa al esfuerzo que supone aprender a tocar un instrumento).

Las audiciones y conciertos, son necesarios en la formación de futuros músicos y, aunque todos nuestros alumnos no se vayan a dedicar profesionalmente a la música, el mero hecho de tocar en un escenario, es razón insustituible para un buen y completo aprendizaje musical.

Este nuevo curso, celebraremos el 40 aniversario de Musicales Andiano. Por este motivo organizaremos diversos conciertos para festejar el cumpleaños.

Quisiéramos contar también con antiguos alumnos (profesionales y aficionados) y recordar buenos momentos, haciendo música.

Para empezar con los festejos, les invitamos a nuestro primer evento. En la audición podrán escuchar el piano y la guitarra con un repertorio clásico variado. También habrá un repertorio de piano a 4 manos.

 “Audición de otoño”

 Sábado, 2 de diciembre de 2017

 Palacio de Sástago

 Coso, 44 (Zaragoza)

 Hora: 12:00

Entrada libre hasta completar el aforo.

 

05 Dic 2021

Empezar a hacer música con el teclado, es la mejor manera de tener todas las posibilidades musicales en nuestras manos y en ocasiones también en nuestros pies.

El teclado nos permite escuchar la polifonía de la música con numerosos timbres clásicos (piano, violines, trompetas, oboe, flauta, timbales etc,) o electrónicos como los sonidos de Blade Runner (Vangelis) o de cualquier Dj del siglo XXI.

El teclado lo podemos conectar al PC, escribir partituras, tocar a cualquier hora con auriculares y los tenemos de muchas maneras y precios.

Con el teclado, desde el primer día tocamos con las dos manos y lo que suena es "casi música", porque con la ayuda de todas las prestaciones que nos dan estos instrumentos (múltiples sonidos, acompañamientos, baterias, bajo, dinámica del teclado...), uno se va a casa contento de que en su primera clase ya esté más cerca de ser un pequeño Mozart o un gran Bach.

Primero empezamos a tocar con las dos manos; clásico, moderno, jazz, blues... lo que nuestro nivel nos permita. Más adelante también podemos emplear nuestros pies. De esto ya hablaremos en otra ocasión...

Noticias

Estreno Audición "Música para escenarios imaginarios"

Estreno Audición "M…

Esta tarde, en nuestro canal de YouTube, se e...

Estreno "Música con normalidad" Audición de andar por casa II

Estreno "Música con…

El domingo 26 de julio de 2020, a las 19:30, ...

"Audición de andar por casa"

"Audición de andar …

Estamos con ilusión, preparando nuestra trad...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top