18 Oct 2018

Hoy se cumplen dos años del entrañable concierto dedicado a dos personas que fueron las almas mater de Musicales Andiano: D. Guillermo Andiano y Dña. Carmen Abad.

Si hablamos de nuestra trayectoria en términos musicales, los compases marcan el tiempo y los acentos que nos pone la partitura de la vida.

Guillermo y Carmen pusieron en esta empresa, sin duda, un ritmo constante, acentuado y con compases de espera. En ocasiones, ejecutado en Allegro con fuoco, Presto o Vivace y en otras, Adagio ma non troppo, que nos suele dar la propia existencia.

Ellos se fueron pero nos dejaron todo el entusiasmo y el cariño por la Música, la enseñanza, los alumnos…

Agradecemos a todas las personas de “la gran familia Andiano” (como nosotros llamamos), que hicieron posible el concierto y aunque a Guillermo y a Carmen los echamos mucho de menos, sabemos que su herencia está presente en conciertos como aquel del 25 de octubre de 2015.

Musicales Andiano sigue la vida al compás de 2/4 en Andante sempre più con Rubato appasionatto en este bello arte de hacer música.

Escuchamos un breve resumen de aquella tarde, donde el cariño sonó por todas las bóvedas de la Iglesia de Santa Isabel de Portugal.

 

18 Oct 2018

La partitura es el lenguaje escrito de la música y, aunque la notación musical puede ser compleja, es increíble lo que nos puede decir una partitura. En la partitura se puede plasmar gráficamente todo lo que podemos expresar y decir con este lenguaje universal que es: La Música. Gracias a las partituras podemos interpretar todos los elementos de la música como son: el ritmo, la melodía y la armonía

Para hacer música y aprender a tocar un instrumento, conviene aprender el Lenguaje Musical; en resumen, todo lo que está contenido y dibujado en una partitura.

El Lenguaje Musical nos va a ayudar a comprender la música; a ser capaces de leer las partituras para poderlas interpretar, también nos va a permitir saber escribir música e incluso crearla.

La partitura es un gran invento que ha permitido a todos los compositores transmitir su música a lo largo del tiempo y compartirla con todos.

En una partitura tenemos representados: la altura de los sonidos, la duración de éstos, a qué velocidad se ejecutan, cuantos se tocan a la vez, con que instrumento, con que ritmo...  En la partitura vemos los matices musicales, la complejidad sonora y muchos más elementos que componen la música.

Históricamente hablando, la notación musical (partitura) ha ido evolucionando y cambiando. En el siglo XI Guido D’Arezzo le puso nombre a los sonidos (do, re, mi, fa, sol, la, si ) y las partituras que escribían los monjes de la época eran con neumas, una especie de dibujos que decían sin mucha precisión si subía o bajaba el sonido.

Pasó el tiempo y empezaron a escribir con el tetragrama y a representar los sonidos con la notación cuadrada. Las partituras eran poco prácticas y las hacían muy grandes para que todos los monjes pudieran seguir la música con un solo libro. Hay que tener en cuenta que en aquel tiempo no había editoriales que publicasen partituras, ni fotocopiadoras, ni disponían de tablets para poder descargar el último éxito del momento.

Posteriormente, como la música que se hacía se empezaba a complicar, añadieron más líneas a la pauta y apareció el pentagrama sobre el siglo XV y se fue utilizando progresivamente hasta quedar establecido como pauta oficial para escribir música. Hay que decir que también existía otro tipo de notación paralela, que se parecía a la tablatura que se emplea hoy día en instrumentos como la guitarra. La cuestión era que de una manera cómoda y fácil se pudiese interpretar música; por ejemplo, en instrumentos de cuerda como la vihuela.

Estamos en el siglo XXI y las partituras de hoy son una herencia de las notaciones de siglos pasados, donde los músicos se las ingeniaban para que sus ideas musicales estuvieran plasmadas en lenguaje escrito y la música se pudiera cantar y tocar.

Gracias a las partituras tenemos la historia musical occidental y hoy día podemos interpretar la música de los grandes compositores. Hay que tener en cuenta que hasta principios del siglo XX, no se podía conservar la música en una grabación. Sólo estaba  en las partituras y en la memoria de los que la escuchaban en directo.

¿Qué pensarían Mozart, Beethoven o Bach si pudiesen ver y escuchar sus óperas, sinfonías y oratorios a cualquier hora del día?

Las partituras de hoy ya no se escriben en pergaminos, ni con miniaturas de cabecera. Los músicos, aunque solemos emplear lápiz y papel pautado para escribir la música, nos aprovechamos de la tecnología, los ordenadores y sus programas de escritura musical, haciéndonos la vida más fácil. Pasaron a la historia aquellos copistas de partituras.

Las partituras nos lo dicen casi todo, pero lo que está claro que luego estamos los intérpretes de este “Lenguaje Musical” que compone la complejidad de la notación musical con todas sus variables, porque… la Música es más de lo que nos transmiten las partituras.

La Música se vive en el espacio y en el tiempo con el alma del que la interpreta y el corazón del que la escucha.

Noticias

Concierto "Música de Archivo"

Concierto "Música d…

El domingo, 17 de junio de 2018, tendrá luga...

Concierto 40 Aniversario

Concierto 40 Aniversario

Concierto de celebración del 40 aniversari...

Audición de Primavera

Audición de Primavera

El próximo Sábado, 24 de marzo de 2018, ten...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top