12 Abr 2020

Es increíble cómo pasa el tiempo. Hace 42 años nos embarcamos en la aventura de la música y hace cuatro semanas nos confinamos en nuestras casas para ayudar a  vencer esta pandemia que azota el mundo.

El 15 de abril, es el cumpleaños de Musicales Andiano y éste va a ser un aniversario distinto, con una carga emocional muy importante. No lo celebraremos como el de hace dos años, con aquel magnífico concierto, pero festejaremos que, gracias a las tecnologías de la comunicación, el esfuerzo de los alumnos y el amor que todos tenemos por la música, hemos conseguido que no paremos. Cada uno, desde su casa, va dando lo mejor de sí para que esta nueva manera de aprender nos llene a todos de satisfacción. Digo aprender y yo me incluyo, ya que en estas semanas, todos nos estamos reinventando, creando y acomodándonos en esta nueva situación con la esperanza de que pase pronto y podamos sentir las vibraciones sonoras de la música todos juntos.Ya sabemos que no es lo mismo estar mano con mano tocando o cantando, pero podemos afirmar que esta nueva manera de enseñar y hacer música, desarrolla otras capacidades que a veces no vemos. El compromiso de estudio es mucho más condensado. 

Puedo decir lo contentos que estamos con nuestros pequeños. Las tecnologías les sirven de estímulo y acicate, puesto que son niños del siglo XXI. A los adultos les damos una ovación de final de concierto, porque siendo de otra generación se han esforzado para estar conectados y así poder dar sus clases. Para los adolescentes y jóvenes, siempre mi gratitud por ayudarnos con las tecnologías y conseguir que las clases fluyan.

En este país, la música y la cultura en general, no se consideran como bienes de primera necesidad, pero cuando se producen situaciones como la que estamos viviendo, uno se da cuenta de que gracias a ellas, todo es mucho más llevadero. 

El arte en general, es la vacuna para el alma.

Nosotros así lo sentimos y vivimos.

GRACIAS a los alumnos y a los padres por el esfuerzo añadido en este tiempo y gracias a todas las personas que de una manera u otra contribuyen al alimento de nuestro espíritu.

¡Feliz cumpleaños!

Begoña Andiano

 

 

 

 

 

22 Mar 2020

En estos días de confinamiento, a pesar de estar trabajando desde casa para que nuestros alumnos no paren, he tenido tiempo de pensar. 

Me he dado cuenta de lo importante que es la música y el sonido en nuestra mente. 

La música es terapéutica. A lo largo de mi vida la he sentido en primera persona, bien sea; haciéndola,  escuchándola o pensándola en mi cabeza, pero en este artículo quiero hablar de la experiencia vivida en estos primeros días de paréntesis global. Yo, inevitablemente, lo asocio a un gran calderón musical en una dominante infinita donde se siente la tensión sonora pero con la esperanza de que va a llegar la tónica del reposo merecido.

En la música tonal, sabemos que siempre es así. Por eso, me encanta agarrarme a este símil tan propio de los músicos, con la esperanza  de que  pronto llegaremos a la estabilidad sonora en nuestras vidas.

Mientras tanto, he de decir que la música siempre ayuda. Puedo constatar que lo estoy viviendo y sintiendo cuando los alumnos nos pasan sus audios y sus vídeos tocando lo último que están aprendiendo, o nos piden melodías que les apetecen interpretar. También cuando nos recomiendan cantidad de música para escuchar...

Tengo que decir que en ocasiones me están emocionando y agradezco a todos el interés que se toman, teniendo en cuenta que lo están haciendo en un tiempo nuevo, raro, extraño.  

Por mi parte, intento dosificar un tempo sostenuto que parece eterno pero que, en mi caso, escasea un poco, ya que en estos primeros días de cuarentena,  todos nos hemos tenido que "poner las pilas" y aplicar las tecnologías para dar clases, comunicarnos etc. sobre todo, los que nos dedicamos a la docencia. Ha sido como vulgarmente se dice hacerlo "sí o sí".  Este tiempo,  lo estoy dedicando a mis alumnos. Estoy encantada de preparar nuevos arreglos y canciones a nuestros niños, adolescentes y adultos. Me gusta ver como hacen ejercicios de teoría y armonía. También que tomen iniciativas y se unan a las manifestaciones musicales desde sus ventanas y balcones.

Sé que tocar un instrumento, es una válvula de escape para muchos; otros dicen que estos días son buenos porque, por lo general, no están tanto tiempo en casa para dedicarse a sus aficiones musicales. A los niños les viene muy bien poder tocar y cantar en familia, ya que es duro no poder salir de casa y moverse a sus anchas. Yo me acuerdo mucho de ellos. Por otra parte, ellos tienen una capacidad de adaptación que los adultos no poseemos.

Aparte de dedicar tiempo a los alumnos, también tengo un tiempo valioso, para estar en la intimidad de mi casa con la música, pensando, componiendo, leyendo o tocando el piano en zapatillas, que hacía mucho que no lo tocaba así.

Algo fascinante que posee la música, es su capacidad de aportar  positivismo, optimismo y energía a quienes la escuchan, interpretan o componen.

Seguro que de este confinamiento sacamos muchas cosas  buenas.

Mucho ánimo y un abrazo para todos.

Begoña Andiano  

 

21 Feb 2020

El próximo mes de abril, cumpliremos 42 años dedicados a la tarea, tan gratificante, de enseñar música. 

En todo este tiempo, las audiciones y los conciertos han sido el motor y el estímulo,  para todas las generaciones de alumnos que han pasado por la academia.

Haciendo alusión al término "leitmotiv" —atribuido al compositor Richard Wagner para denominar el tema musical dominante y recurrente en sus composiciones, sobre todo en lo referente a sus óperas— he querido titular este artículo así, para explicar con una sola palabra que las audiciones y conciertos de la academia es el tema musical dominante y recurrente para todos los que formamos Musicales Andiano.

Preparar todos los eventos que hacemos durante el curso, es el aliciente principal para la mayoría de los alumnos; digo esto porque a nuestros alumnos adultos, les gusta tocar más en la intimidad de su casa, solo como satisfacción personal; aunque en ocasiones, hayamos tenido a algún adulto que le ha echado mucho arrojo y ha tocado en los conciertos.

Principalmente en las audiciones y conciertos participan nuestros chavales. En ocasiones también contamos con los profesores y antiguos alumnos para los conciertos especiales. El objetivo primordial, es que los niños se familiaricen con un escenario y un público, importante para el bagaje y rodaje de un futuro músico.

El pasado mes de noviembre, hicimos la tradicional audición de otoño y pasamos una buena mañana con nuestros alumnos noveles y más experimentados. 

En el programa había música clásica, jazz y alguna banda sonora.

Tocaron el piano.

    
 
     
 

 

La guitarra.


Tuvimos duetto de trombón y piano.


Compartieron teclado, tocando  piano a 4 manos.


También se sumó algún padre que acompañó a su hijo y gracias a la audición, retomó el piano que hacía tiempo que no tocaba.

Todos lo hicieron muy profesionalmente y lo más importante fue, que el público formado principalmente por padres y abuelos —apoyo muy importante en la educación de los niños— regaló aplausos cariñosos a todos los participantes. Musicales Andiano da la enhorabuena y las gracias a todos, por el esfuerzo y entrega en la primera audición de este curso 2019-2020.

Begoña Andiano

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

Estreno "Música con normalidad" Audición de andar por casa II

Estreno "Música con…

El domingo 26 de julio de 2020, a las 19:30, ...

"Audición de andar por casa"

"Audición de andar …

Estamos con ilusión, preparando nuestra trad...

Música en Navidad VIII

Música en Navidad VIII

Acabamos el 2019, con nuestro tradicional Con...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top