28 Sep 2017

Cada año, desde 1978, en la academia comenzamos con energías renovadas y satisfechos de todo lo que se vive curso tras curso, con todos  los alumnos que se acercan a este mágico mundo de la Música.

¡Anímate y ven a tocar un instrumento!

Nunca es tarde para empezar con la música. Ya seas niño o adulto, puedes lograr tocar el piano, el teclado, la guitarra, percusiones, cantar… y hacer que la música forme parte de tu vida.

Podemos afirmar que en todo este tiempo, la música ha formado parte de las vidas de todas las personas que han pasado por la academia.

Tocar un instrumento es divertido y gratificante pero en ocasiones también es arduo y costoso. Por todo esto, en la academia preparamos audiciones y conciertos donde el esfuerzo de los alumnos se ve recompensado con el aplauso del público.

Este pasado curso, podemos recordar conciertos como: “Audición de otoño”, "Música en Navidad V”, “Música en el invierno” o “Melodías emociones y recuerdos”, pero a lo largo de nuestra trayectoria, tenemos en nuestra memoria conciertos históricos como el "Concierto de Navidad, 25º aniversario" o el concierto “Homenaje a Guillermo Andiano y Carmen Abad” donde nos hemos reencontrado con antiguos alumnos y vivido en el escenario, la magia de la música.

En 2018, celebramos 40 años con la música. Es por eso que el curso se presenta con  “Grandes expectativas”.

Haremos conciertos especiales y nos gustaría reunirnos con antiguos alumnos que quieran venir a tocar o cantar y así revivir momentos compartidos en otro tiempo.

Esperamos que este curso, sea otro para recordar y que los nuevos alumnos aporten también su granito de arena  entrando a formar parte de este maravilloso mundo de la Música.

24 Sep 2017

Cuando uno ve tocar a un organista o a un teclista, raramente se fija en que aparte de mover sus manos, en ocasiones, también está moviendo sus pies.

Este artículo va a hacer referencia a la gran desconocida: La pedalera o pédalier en francés.

La pedalera o pedalero, es un teclado que se toca con los pies. Este complemento empezó a incorporarse alrededor del siglo XIII en los órganos de tubos, para poder tener más registros graves, poderlos ejecutar con los pies, tener más posibilidades con las manos y así poder tocar más voces. A lo largo de la historia, ha sufrido transformaciones constantes. Las primeras pedaleras tenían pocas notas y en ocasiones eran con un diseño diferente a las pedaleras que conocemos hoy. Estas se llamaban contras.

Las pedaleras de los órganos litúrgicos se colocaban en función de la cantidad de tubos que tuvieran y lo grande que fuesen los instrumentos.

En el siglo XX con toda la evolución tecnológica hemos pasado a tener muchos formatos de órganos y teclados.

A principios del siglo, aparte de evolucionar y mejorar los órganos de tubos, surgieron los órganos electrómagnéticos de la mano de  Laurens Hammond donde en el diseño de la consola con dos teclados, se incorporaba también una pedalera.

La pedalera nos permite tener muchas más posibilidades a diferencia de  tocar sólo con las manos. En ocasiones vemos órganos que poseen varios teclados (dos, tres, cuatro…). A esto siempre le sumamos un teclado extra para nuestros pies, con el cual tocamos los graves de la música.

Cuando hablamos de pedales nos podemos referir a: pedalera del órgano, a las pedaleras multiefectos, a otros pedales que se incorporan en los órganos para cambiar de registros , pedal de sustain, shift, pedal de expresión etc.

Las pedaleras de hoy en día son de muchas maneras.

Para los órganos litúrgicos suelen ser palos largos de madera con treinta o treinta y dos pedales (dos octavas y media). Pueden ser rectas, cóncavas y radiales.

Para los teclados, son portátiles y no van incorporadas al mueble como suele ser habitual en los órganos litúrgicos. Tienen trece pedales o diecisiete. Las que se incorporan a los órganos Hammond, son de dos octavas. Van conectadas por un puerto MIDI o USB y lo más interesante es que son sensitivas y polifónicas (las de los órganos litúrgicos electrónicos o de tubos, son bifónicas para tocar un sonido con cada pie y no son sensitivas).

Con todas ellas tenemos muchos más recursos para poder ejecutar a tiempo real muchos timbres; bien sea con la función de tocar el bajo (que suele ser la habitual), o tocar los pad de percusión, efectos  especiales y muchos sonidos a la vez.

Nosotros, en la academia Musicales Andiano, llevamos muchos años haciendo que el estudio del órgano y del teclado,  permita a los alumnos en poco tiempo poder emplear las manos y los pies.

Nuestros estudios de órgano y teclado están organizados de manera que en el segundo o tercer curso puedan hacer uso de la pedalera.

La formación musical es muy amplia y, si bien, empiezan a tocar música moderna y popular, con el paso del tiempo tocan música clásica y aprenden a acompañar música litúrgica.

Por supuesto que en nuestro vocabulario, enseguida es familiar la palabra pedalera o pedalier.

Cuando preparamos los conciertos de la academia, intentamos que el público vea y se fije en las manos y en los pies de nuestros teclistas, que llevan mucha ejecución y movimiento. Es por eso que, cuando estamos en cualquier actuación, parece que lo que hacemos es magia. ¿Cómo es posible que una sola persona toque tantas cosas a la vez (melodías con violines, una trompeta solista, los timbales que redoblan, el bajo que retumba y un efecto de tormenta que nos recrea la banda sonora)? Pues efectivamente, la pedalera y el buen hacer del que toca ha sido el motivo.

Desde Musicales Andiano animamos a todas las personas que quieren tocar un teclado, que lo hagan con las manos y con los pies.

19 Sep 2017

Le ofrecemos nuestro servicio de afinación económico y efectivo.
¡Consúltenos! 976 23 15 32. 

Es muy importante tener el piano afinado.
Primero porque un instrumento musical no sonará bien si está desafinado y segundo, para evitar que nuestro oído se acostumbre a esa desafinación, con lo cual desvirtuamos nuestra capacidad musical auditiva.
Si dejamos mucho tiempo sin afinar el piano este se desafinará mucho y es probable que requiera de más de una afinación. Como mínimo sería aconsejable afinarlo una vez al año.

Los pianos tienen más de doscientas cuerdas que según el piano generan una tensión de entre 16 a 22 toneladas. Transmiten fuerza al puente que a su vez está apoyado sobre la tabla armónica. Las clavijas de acero van introducidas en el clavijero (madera). 
La contracción y dilatación de la madera producida por la humedad, la fuerza que deben soportar las clavijas y el percutir de los macillos sobre las cuerdas, hacen que la tensión de las cuerdas cambie en mayor o menor medida haciendo que el piano suene desafinado.

Evitarle al piano los rayos de sol y la humedad es fundamental. Se debe evitar los cambios bruscos de temperatura.

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

Música en Navidad VII

Música en Navidad VII

Llega la Navidad y con ella, nuestro tradicio...

Audición de Otoño 15/12/18

Audición de Otoño 15/12…

Dentro de los actos de celebración del 40 an...

Concierto "Música de Archivo"

Concierto "Música d…

El domingo, 17 de junio de 2018, tendrá luga...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top