16 Dic 2018

Tocar un instrumento sin saber nada de música, nunca es fácil.  A lo largo de la historia, los humanos nos las hemos ingeniado para hacernos la vida más sencilla, cómoda y llevadera y... si hablamos del terreno musical, podemos decir que también hemos tratado en los últimos siglos, de hacer lo propio. Digo siglos, porque, del tema que vamos a hablar en este artículo, ­—el invento en cuestión— data del siglo XIV. Me refiero a: la Tablatura o Cifra.
Representar música en un papel, no es tarea simple. Por eso, la notación musical ha sufrido muchos cambios en el tiempo. Del sistema alfabético de los griegos para representar los sonidos, pasando por la escritura neumática del canto  gregoriano, los tetragramas y nuestro valioso pentagrama para poder escribir la altura de los sonidos, pasaron bastantes siglos. Lo curioso es que en el 1300, se empezaron a idear sistemas de escritura musical para poder ejecutar un instrumento, con pocos conocimientos musicales.
Las tablaturas o cifrados son notaciones que nos ayudan a saber que notas tocar indicando por medio de números, dónde colocar los dedos en el instrumento. Si bien en sus inicios, la tablatura representaba la música para una voz, luego surgieron las tablaturas para los instrumentos polifónicos  como: el laúd, la vihuela, la guitarra, el arpa, el órgano, el clavecín, el clavicordio y el virginal.
Cada tablatura tenía las particularidades del instrumento. Todas tenían en común una cosa: facilitar la lectura y así poder tocar en poco tiempo sin tener muchos conocimientos musicales.
De aquellos tiempos conservamos partituras- tablaturas.

Evidentemente la notación ha evolucionado  con el tiempo y desde finales del XVI, el pentagrama con todos los símbolos y grafías específicas ha sido la partitura por antonomasia.
Aunque en los últimos siglos éstas hayan sido la fuente habitual de transmisión de la música, en el siglo XX se recuperó la tablatura más utilizada. Hablamos de: La Tablatura de guitarra.

Saber cómo funciona la notación es fácil. Ésta se escribe en un hexagrama que representa las 6 cuerdas de la guitarra. En las líneas aparecen unos números que indican el traste que hay que tocar y en qué cuerda. Anteriormente ya había puntualizado, que cada tablatura es para el instrumento que la representa. Por eso, si yo leo la tablatura o cifra de una bandurria —aunque también tenga 6 cuerdas como la guitarra— no sirve porque la afinación es diferente.
La mayoría de las partituras también indican la duración de los sonidos. En ocasiones, cuando vemos partituras escritas con un pentagrama en clave de sol y debajo con hexagrama, en la tablatura la duración no aparece porque ya está reflejada en el pentagrama.


El sistema de tablatura para tocar la guitarra es muy útil. Nos permite en poco tiempo interpretar melodías sin tener que pensar dónde se encuentran los sonidos y con qué posición colocar la mano en el mástil. La tablatura nos indica en que trastes poner los dedos.
Para comenzar, es cómodo este sistema, pero, aprender a leer partituras en un pentagrama con clave de sol, nos limitará menos. Las partituras con pentagramas son comunes para todos los instrumentos, ya que en ellas se representan la altura de los sonidos y su duración.
Hoy en día, un guitarrista que se precie, sabe leer los dos sistemas. En el siglo XXI cada vez es más frecuente encontrar partituras tanto de música popular —rock, heavy metal, jazz, folklore—como música clásica con las dos notaciones simultáneas: un pentagrama en clave de sol y debajo un hexagrama con la tablatura. Ésta nos facilita y resuelve las posiciones y digitaciones que hay que afrontar con este instrumento —la guitarra—.
Siempre que un sistema de notación nos facilite la lectura, hay que incorporarlo al aprendizaje del lenguaje musical.
¡Vivan las tablaturas!
Begoña Andiano

 

16 Dic 2018

La guitarra es el instrumento más popular de hoy en día. Es un instrumento de cuerda pulsada, basada simplemente en una caja de madera con singular forma y un mástil donde va adosado el diapasón con los trastes para tocar las diferentes notas.

A lo largo de la historia,  la guitarra ha servido como instrumento de expresión para muchos músicos con los más diversos géneros musicales; desde la música clásica hasta el rock pasando por cantidad de estilos musicales como el jazz, funky, pop, folk, flamenco, música tradicional y un largo etcétera donde la guitarra ha sido un timbre insustituible en el panorama musical.

Es un instrumento que no necesita presentación debido a su popularidad. Tenemos guitarras españolas o clásicas; eléctricas de múltiples formas; acústicas con diferentes tamaños de caja… La cuestión surge cuando uno quiere tocar la guitarra y no sabe con cuál empezar. 

Desde la experiencia de todos estos años dedicados a la enseñanza podemos decir que se puede empezar a tocar la guitarra con una española, eléctrica o acústica. La elección tendrá que ver con el estilo de música que más nos guste o queramos hacer.

Por ejemplo: si queremos tocar clásico, flamenco o jotas, evidentemente tocaremos la guitarra clásica. Por el contrario, si queremos tocar rock, mejor la eléctrica y si queremos cantar música folk nos acompañaremos de la acústica.

La mayoría de las personas que empiezan con la guitarra, lo hacen con la española porque tiene las cuerdas de nylon (que son menos agresivas para nuestros dedos), además practicamos con una anchura de mástil mayor que los mástiles de las eléctricas o las acústicas y desarrollamos mejor la independencia de dedos en la mano derecha, ya que la guitarra eléctrica o acústica, se suele tocar con púa. En cualquier caso luego podemos abordar las guitarras eléctricas y acústicas. También es recomendable estudiar lenguaje musical porque, aunque para la guitarra tengamos la notación tabulada o tablatura que nos ayuda al principio, el estudio del solfeo nos va a dar más visión musical.  La mayoría de los guitarristas han empezado con una guitarra española y luego han tomado sus caminos musicales.

Animamos a todos los melómanos de la guitarra a que empiecen con aquella que prefieran y así quizás algún día puedan emular a los grandes guitarristas como Andrés Segovia, Narciso Yepes, Paco de Lucía, B. B. King, Jimi Hendrix o Mark Knopfler y un largo etc. de cuyas guitarras clásicas, eléctricas o acústicas ha salido lo mejor de su arte.

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

Audición de Otoño 15/12/18

Audición de Otoño 15/12…

Dentro de los actos de celebración del 40 an...

Concierto "Música de Archivo"

Concierto "Música d…

El domingo, 17 de junio de 2018, tendrá luga...

Concierto 40 Aniversario

Concierto 40 Aniversario

Concierto de celebración del 40 aniversari...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top