14 May 2021

Hoy vamos a hablar de una de las notaciones más prácticas y útiles para un músico (sobre todo para los pianistas y guitarristas). Me refiero al, en ocasiones desconocido, cifrado americano. Con él, acompañamos cómodamente.
En el pasado artículo de "aprendo lenguaje musical" explicamos qué nos podía decir una partitura. Realmente las partituras nos sirven para plasmar  la música que escuchamos. La música es un arte abstracto que se escucha y se toca en el espacio y en el tiempo y, a diferencia de otras artes como pueda ser la pintura,  las partituras, aunque en ocasiones puedan parecer obras de arte en cuanto a su estética, son las transmisoras del contenido musical. Ese contenido musical se va descifrando a medida que uno aprende el lenguaje y sus notaciones.
En el artículo trataremos el cifrado americano.
Cuando vemos las partituras, están con pentagramas llenas de símbolos musicales. Por ejemplo: si la partitura es de piano, encontramos dos pentagramas con clave de sol y de fa. En ocasiones vemos un sólo pentagrama con una melodía y encima unas letras con números. Precisamente eso es el cifrado americano. Éste nos dice los acordes, la armonía de esa melodía, marcada con una sencilla nomenclatura que consigue sintetizar el contenido vertical de la música, o sea, la armonía.
A lo largo de la historia las notaciones han ido evolucionando y en ocasiones se han inventado escrituras que han hecho más fácil la lectura de las partituras para poder tocar un instrumento musical cómodamente sin tener demasiados conocimientos. Véase la tablatura de la guitarra, que viene de la tabulatura de la notación musical de la vihuela en el renacimiento, o el cifrado barroco para tocar el bajo continuo (el acompañamiento armónico) con el órgano o el clavecín.
El cifrado americano se empezó a utilizar a primeros del siglo XX en la música de jazz; muy útil en ese estilo musical dónde se tiene una línea melódica, se improvisa con estructuras armónicas y cada músico hace alarde del dominio de su instrumento en base a una idea musical.
El cifrado americano emplea para el nombre de las notas, el de sistema anglosajón (con letras). En español el nombre de las notas es con sílabas.
A - la
B - si
C - do
D - re
E - mi
F - fa
G - sol
El cifrado americano nos define los acordes. Tenemos muchos acordes con sus variables, pero aquí señalamos los más básicos.

Ejemplo:
- do mayor (do-mi-sol)
Cm - do menor (do-mib-sol)
Caug - do aumentado (do-mi-sol#)
Cdim o - do disminuido (do- mib- solb)
C7 - do séptima ( do-mi-sol-sib)
Cm7 - do menor séptima (do-mi-sol-sib)

Hoy en día en la mayoría de las partituras de música, si son guiones musicales o arreglos, las encontramos con el cifrado americano. Cuando compramos cualquier partitura, bien sea música de los Beatles, un libro de  boleros o música clásica facilitada, el cifrado americano está presente y en ocasiones lo señala como PVG (piano, vocal, guitarra). En este tipo de partitura tenemos un buen contenido musical para poder tocar nuestros compositores favoritos. Luego dependerá del grado de habilidad que tengamos con el instrumento, en cuanto saber acompañamiento, para tocar con el piano o la guitarra y poder desarrollar el contenido de la partitura.
Desde aquí animo a todas las personas, sobre todo teclista y guitarristas, que no han utilizado esta nomenclatura, que se acerquen al cifrado americano, luego no podrán prescindir de él.
Begoña Andiano

14 May 2021

Siempre que vemos un teclado, solemos pensar en el piano—instrumento rey de las teclas— pero, realmente existen en el mundo muchos instrumentos de teclado y de muy diversas formas.

Los instrumentos de teclado pueden ser:

  • Instrumentos de viento (órgano, acordeón, melódica, harmonium)
  • Instrumentos de cuerda (piano, clave o clavecín, clavicordio, clave-laúd,espineta, virginal)
  • Instrumentos de percusión (celesta)
  • Instrumentos electrónicos (teclado electrónico, piano eléctrico y electrónico, órgano eléctrico y litúrgico, sintetizador, mellotrón, sampler, keytar)

En este artículo nos vamos a centrar en el órgano, el piano y el teclado; que son los instrumentos más comunes y populares.

A menudo, las personas que se acercan a la academia quieren aprender a tocar un instrumento de teclado, pero no saben si tocar el piano, el teclado o el órgano y en ocasiones no conocen sus diferencias­­ (todos tienen teclas).

Por eso, hemos pensado que sería interesante aclarar un poco sus diferencias y sus parecidos.

Los instrumentos de teclado están diseñados para producir el sonido moviendo teclas blancas y negra por medio de los dedos de las manos.

Los teclados musicales están hechos sobre la base de la afinación oriental. Las notas naturales de la escala de do (do, re, mi, fa, sol, la, si) son blancas y de mayor tamaño, mientras las correspondientes a los sostenidos (do, re, fa, sol, la) o bemoles (re, mi, sol, la, si) son negras y un poco más pequeñas.

La organización convencional de las notas en el teclado data del siglo XV, aunque la idea de teclado puede rastrearse hasta el siglo III a. de C., con el hydraulis (órgano de agua griego).

Aclarado lo que es un teclado, vamos a hablar de cada instrumento en particular.

El órgano: es un instrumento de teclado que sus orígenes se remontan a la época de los griegos. Hoy podemos hablar de varios tipos: litúrgicos (con registros emulando a los órganos de tubos) y electrónicos (con registros de toda índole, desde el sonido de órgano Hammond hasta cualquier timbre orquestal). Todos suelen llevar mueble, varios teclados, pedal de expresión y pedalera o pedalier. Normalmente llevan 61 teclas en cada manual (teclado) pero puede variar según marcas de los fabricantes o lo artesanales que sean (me refiero a los de tubos). Sus teclados no son sensitivos (dinámicos) y sus pedalera tampoco.

El piano: Otro instrumento de teclado que surge en el siglo XVIII de la evolución del clavicordio. El invento se atribuye a Bartolomeo Cristofori. La diferencia con el órgano es que, en éste, el sonido original se produce golpeando con unos martillos las cuerdas. Tiene 88 teclas contrapesadas, aunque tenemos pianos especiales de la marca Bösendorfer con 92 y 97. Hoy en día aparte de los pianos acústicos (verticales y de cola) tenemos los electrónicos de cantidad de maneras, precios y prestaciones.

El teclado: este instrumento tiene 61 teclas (5 octavas), menos frecuentes encontramos teclados de 76 teclas (6 octavas y media). La mayoría de las veces son sensitivas, pero no contrapesadas.

Tenemos muchos formatos: workstations donde tenemos una estación musical para poder hacer lo que queramos; desde grabar nuestra música (pop, jazz, rock, clásico…) hasta tocar en directo como si fuésemos una sinfónica. También están los sintetizadores que generan sonidos fantásticos o los samplers que los muestrean de los originales.

En cualquier caso, todos estos instrumentos se parecen porque todos se ejecutan a través de un teclado con los dedos de las manos.

Si uno se quiere acercar a tocarlos puede empezar con cualquiera. En el piano notará que pesan las teclas y cuesta un poco más a diferencia del órgano o del teclado. La elección la marcará el tipo de música que queramos hacer, el espacio  del que dispongamos para el instrumento y la inversión. Tenemos un amplio abanico para todos los bolsillos.

La experiencia de todos estos años nos hace afirmar que tanto si empezados con el teclado, con el órgano o con el piano, podemos llegar al mismo sitio: a hacer música con toda la cantidad de recursos que poseen estos tres instrumentos.

¡Anímate y acércate a conocerlos! Te sorprenderán.

Begoña Andiano

14 May 2021

El sábado, 2 de diciembre, comenzamos nuevo curso en lo que se refiere a los conciertos, con una audición de música clásica a cargo de nuestros alumnos en el bello marco del Palacio de Sástago.

Desde hace casi 40 años, en la academia se preparan audiciones y conciertos en los cuales los alumnos dan siempre lo mejor de sí y reciben el aplauso del público (aliciente y recompensa al esfuerzo que supone aprender a tocar un instrumento).

Las audiciones y conciertos, son necesarios en la formación de futuros músicos y, aunque todos nuestros alumnos no se vayan a dedicar profesionalmente a la música, el mero hecho de tocar en un escenario, es razón insustituible para un buen y completo aprendizaje musical.

Este nuevo curso, celebraremos el 40 aniversario de Musicales Andiano. Por este motivo organizaremos diversos conciertos para festejar el cumpleaños.

Quisiéramos contar también con antiguos alumnos (profesionales y aficionados) y recordar buenos momentos, haciendo música.

Para empezar con los festejos, les invitamos a nuestro primer evento. En la audición podrán escuchar el piano y la guitarra con un repertorio clásico variado. También habrá un repertorio de piano a 4 manos.

 “Audición de otoño”

 Sábado, 2 de diciembre de 2017

 Palacio de Sástago

 Coso, 44 (Zaragoza)

 Hora: 12:00

Entrada libre hasta completar el aforo.

 

14 May 2021

 “Música sinfónica, sin sinfónica”: título sugerente para explicar cómo, gracias a los instrumentos electrónicos, los teclados, sintetizadores, samplers etc., los organistas, pianistas y teclistas podemos tocar en directo música sinfónica en “petit comité” (cuatro o cinco músicos) y disfrutar interpretando el legado musical de los grandes compositores pudiendo poner nuestra expresión, nuestra alma, en estas obras que, si no fuera así, no tendríamos la posibilidad y el privilegio de tocar.

Ya sabemos, que con un piano y nuestros diez dedos, podemos ejecutar una reducción (tocar más o menos todas las melodías y armonías importantes) de cualquier música sinfónica; bien sea clásica, o bandas sonoras, pero… ¡no es lo mismo! Sentir los diferentes timbres o sonidos, con el que el compositor ha compuesto la obra, nos hace vivir otras emociones musicales mucho más amplias; por otro lado, hay que pensar que los músicos que tocamos “las teclas” no solemos tocar también: un violín, el violonchelo, el oboe, el trombón de varas, la trompeta, los timbales y el largo etcétera que componen los instrumentos de una sinfónica y encima hacer que suenen a la vez.

En la vida cotidiana, escuchamos música y la mayoría de las veces no nos percatamos cómo y con qué está tocada, simplemente disfrutamos de ella. En muchas ocasiones no se hace con instrumentos sinfónicos acústicos; se emplean los teclados y una amplia lista de aparatos que hace que todo suene de maravilla. Por ejemplo: la banda sonora de un videojuego. Hay que decir que todo se produce en un estudio con ayuda de la informática etc. y no en directo. Por supuesto, nunca es comparable a una orquesta con ochenta o cien músicos y un director.

En mi humilde experiencia, puedo decir que lo que se disfruta haciendo música sinfónica con todo el abanico de teclados electrónicos de tan diversas formas que hoy día tenemos, ¡no tiene precio!

Por eso, en los conciertos de la academia, los teclistas lo pasamos tan bien haciendo música sinfónica, viviendo intensamente todo el sonido y la fuerza de tanto color musical; sobre todo, aquellos que hacemos con la música de nuestras bandas sonoras preferidas.

Como ejemplo, he aquí este vídeo de” Throne Room & End Title” (Star Wars) del gran John Williams interpretado por: Víctor Ballestín, Ana Belén Blázquez,  Jorge Ochoa y una servidora. Disfruten como nosotros lo hacemos.

Begoña Andiano.

14 May 2021

Escuchando los conciertos de la academia, uno se puede preguntar: ¿Por qué los alumnos que han venido a aprender a tocar el piano, el teclado o la guitarra…están también, la mayoría de las veces, cantando en el coro?

La razón es muy sencilla: La música se debe de tocar y cantar.

Aparte del adiestramiento técnico de cualquier instrumento, en la formación del lenguaje musical está el canto y para el desarrollo del futuro músico, el coro es un rico medio para trabajar diversos aspectos musicales como: la entonación, el sentido armónico y rítmico, el trabajo en equipo, etc. 

Desde la experiencia de todos estos años, podemos decir que cantar en el coro ha sido siempre un aliciente para nuestros alumnos. Todos recuerdan con cariño los momentos de conciertos y ensayos cantando, bailando, haciendo música todos juntos. Hemos  preparado todo tipo de repertorio; desde madrigales hasta musicales de Broadway pasando por polifonía clásica, música de Disney o nuestros amplios repertorios de villancicos ajenos o compuestos a la medida.

Cantar en un coro nos enseña a vivir la música desde dentro con el instrumento natural que tenemos: la voz.

Animamos a todos las personas que les guste tocar y cantar que vengan a la academia. Vivirán los momentos mágicos que da la Música.

Compartimos uno de ellos. “Si tienes fe” (el príncipe de Egipto).

Coro de la academia. Dirección y teclado: Begoña Andiano.

  1. Pildoras
  2. Etiquetas

La voz humana es el más bello instrumento, pero es el más dificil

Richard Strauss

Apúntate a nuestro coro

Esto solamente puede decirse con el piano

Ludwig Van Beethoven

Nosotros te enseñamos

La guitarra es una pequeña orquesta. Cada cuerda es un color diferente, una voz diferente.

Andrés Segovia

Descubre las tuyas con nosotros

Noticias

Estreno "Música con normalidad" Audición de andar por casa II

Estreno "Música con…

El domingo 26 de julio de 2020, a las 19:30, ...

"Audición de andar por casa"

"Audición de andar …

Estamos con ilusión, preparando nuestra trad...

Música en Navidad VIII

Música en Navidad VIII

Acabamos el 2019, con nuestro tradicional Con...

Contacte con nosotros

  • Paseo Teruel 26-28 Pasaje
    50004 Zaragoza
  • 976 23 15 32

Donde estamos

Back to Top